Un universo de la nada por Lawrence M. Krauss (Critica)

Un universo de la nada por

En el último libro de Lawrence M. Krauss afirma haber demostrado porque la mecánica cuántica muestra que Dios no es necesario para explicar la existencia y las características del universo.

Queda claro algo, las olas parecen infinitas concernientes con el intento de explicar el origen del universo sin “Dios”. Parece ser el centro de atención del siglo XXI entre los académicos ateos, pero es de entender, ya que no se pueden esconder detrás de un universo infinito. El problema está, es en que han dirigido toda su atención en elaborar afirmaciones, muy atractivas para el ateo. Pero… ¡Sí! Son muchas las afirmaciones para el poco o casi inexistente respaldo de evidencias empíricas.

Índice [mostrar]

    En este caso tenemos al señor, Lawrence M. Krauss, es una de las figuras más públicas de la comunidad física actual. Un físico teórico y director del Proyecto Orígenes en la Universidad Estatal de Arizona, la personalidad carismática de Krauss y ocho libros más vendidos le han ganado frecuentes entrevistas en la televisión y la radio nacionales. También es conocido por su lucha contra lo creacionistas.

    Como he mencionado, él en su último libro, “Un universo de la nada”, pretende demostrar que la gravedad cuántica no sólo permite que nuestro universo y otros universos aparezcan en la existencia a partir de la nada (es decir, sin la intervención de un ser divino), sino que la gravedad cuántica en realidad parece que pudo haber surgido de la "nada"

    Pero ¿ha demostrado Krauss realmente que “Dios está muerto”? sus fans pueden decirlo, pero el mismo Krauss retrocede ligeramente de una afirmación osada y audaz, cuando admite que sobre la base de la lógica no se puede descartar un punto de vista de deísta en la naturaleza{1}. Sin embargo, a posteriori afirma que esta visión deísta no tiene ninguna conexión lógica con las deidades personales de las grandes religiones del mundo. {1} En otras palabras. Dios bajo la perspectiva de Krauss no está muerto, pero ciertamente no es personal ni activo en la actualidad. Quizás solo quería aumentar sus ventas con el título del libro.

    Krauss también admite en su libro: No puedo probar que Dios no existe, pero yo preferiría vivir en un universo sin uno”. {2}

    A lo que le responde Peters Williams:
    Esta clase de confusión es síntoma de la actitud despectiva de Krauss con respecto a la filosofía, un "sesgo intelectual" autoconfiado {3} que le ha llevado a crear un libro más vendido plagado de arcos rojos, circunscrito por la argumentación circular y socavado por la auto-contradicción.
    Krauss también reconoce: "uno puede preguntar, y muchos lo hacen, "¿De dónde vienen las leyes de la física?" {4} Siguiendo esta línea de pensamiento, Krauss reconoce que "muchas personas reflexivas son llevadas a la aparente necesidad de la primera causa, tal como Platón, Tomás de Aquino o la moderna Iglesia Católica Romana, y por lo tanto suponer la existencia de un ser divino, un creador de todo lo que hay" {5} Como sostiene Dallas Willard:" el carácter dependiente de todos los estados físicos, junto con la integridad de la serie de dependencias que subyacen a la existencia de cualquier estado físico dado, lógicamente implica al menos un auto-existente, y por lo tanto, no físico, estado de ser.


    ¿Por qué hay algo en vez de nada?


    Antes de comenzar, es necesario proporcionar de los antecedentes históricos de por qué hay algo en vez de nada. Esta es una pregunta hecha famosa por el filósofo y politólogo GW Leibniz, quien, contrariamente a Krauss, llegó a conclusiones muy religiosamente significativas mientras reflexionaba sobre ella.

    Leibniz: ¿Por qué hay algo en vez de nada? En pocas palabras, la opinión de Leibniz era que la existencia de algo más en vez de nada, debía tener una razón -una explicación- y que esta explicación podía invocar cosas contingentes(cosas que podrían haber fallado) o un ser necesario(un ser que no podría haber fallado para existir).

    Leibniz argumentó que las cosas contingentes no pueden explicar en última instancia por qué existe el universo, incluso si una cosa se explicaba en términos de una segunda y la segunda explicada en términos de una tercera y así sucesivamente, en última instancia no habrá explicación de por qué toda una serie de cosas existe en lugar de nada en absoluto. Así, un ser necesario trascendente, cuya existencia se explica en términos de la necesidad de su propia naturaleza, es necesario para explicar la existencia del universo.

    Y Leibniz concluyó que el mejor candidato para un ser como este es Dios.

    La respuesta de Krauss


    Luego del trasfondo planteado, es fácil ver el contraste entre la respuesta de Leibniz y la de Krauss. De hecho, Krauss comienza su planteamiento reformulando la pregunta misma, sosteniendo que la ciencia ha informado y ha cambiado el significado de las palabras. Señalando que "por qué" las preguntas implican un propósito y, por lo tanto, no son científicas; más bien, las preguntas fructíferas para hacer son "cómo". Por lo tanto, la verdadera pregunta que Krauss busca responder es: "¿Cómo hay algo más en vez de nada?" {6}

    Krauss en su libro se propone exponer dos maneras principales en que la ciencia demuestra cómo algo puede venir de la nada: primero, nuestro universo tal como lo conocemos hoy surgió de la energía del espacio vacío; y segundo, nuestro espacio-tiempo en sí puede haber surgido de un estado cuántico anterior.

    Dadas estas dos hipótesis planteadas por Krauss, él sostiene que esta segunda contención sigue también -que cualquier necesidad de Dios para crear el universo se elimina. Pero consideremos todo lo que plantea.

    Partículas virtuales y el comienzo del universo


    Krauss dedica la mayor parte de su libro a redefinir "nada" en términos de algo cada vez más incorpóreo (del "espacio vacío" a las "leyes físicas" reificadas), como si esto justificara la conclusión de que la nada literal podría ser la causa del cosmos.

    Krauss apela a los fenómenos conocidos de creación y aniquilación de "partículas virtuales".  La producción virtual de partículas es un resultado natural del principio de incertidumbre de la mecánica cuántica. Este principio declara, en parte, que las fluctuaciones cuánticas en el tejido espacio-tiempo del universo generarán partículas, siempre que esas partículas vuelvan a fluctuaciones cuánticas espacio-tiempo antes de que cualquier observador humano pueda detectar su apariencia. Típicamente, las partículas así producidas deben desaparecer en menos de quintillionésimo segundo. Dado que estas partículas no pueden ser detectadas directamente, los físicos se refieren a ellas como partículas virtuales. Así que, Krauss sugiere que el universo entero pudo haber aparecido en la existencia por los mismos medios.

    Pero este asunto lo he tocado en otro artículo sobre la mecánica cuántica y la primera premisa del argumento Kalam. Donde explico lo siguiente:
    Cuando las partículas virtuales aparecen momentáneamente en el vacío, están apareciendo en un espacio que ya existe. Debido a que el espacio mismo es parte de nuestro universo, la creación espontánea de un universo requiere espacio en sí para de alguna manera comenzar en la existencia.
    Cabe recalcar que Krauss dedica muy poco desarrollo para abordar este punto clave. La mayor parte del libro consiste en una defensa del Big Bang, historias anecdóticas y críticas de los creacionistas. Es sólo alrededor del final del libro que en realidad se aborda seriamente esta cuestión clave de: (cómo el espacio mismo podría crearse a partir de la nada), sin embargo, sigue sin desarrollar mucho cómo pudo pasar este punto clave. A pesar de que el libro tiene más de 200 páginas. {7} Él argumenta que la gravedad cuántica (una teoría que fusiona la mecánica cuántica y la relatividad general) podría permitir que el espacio mismo llegue a la existencia. Un problema obvio con esta afirmación es que todavía no existe una teoría viable de la gravedad cuántica.
    Krauss reconoce que este no es un verdadero ejemplo de algo de la nada, admitiendo que "sería falso sugerir que el espacio vacío dotado de energía... No es realmente nada". (P.152)

    ¿Un universo de estados cuánticos anteriores?


    La segunda hipótesis planteada en el libro, sobre una especie de “meta o hiper-cuantica”. Les dejo al brillante astrofísico, Hugh Ross, que mejor lo explica:

    Krauss nunca reconoce las debilidades de la analogía de la producción virtual de partículas para la creación cósmica. Sin embargo, hace la hipótesis de una segunda forma en que el universo podría haber surgido de la nada sin la agencia divina.

    Krauss propone que -además de la mecánica cuántica observable restringida al espacio y al tiempo- existe una mecánica cuántica no observada que existe más allá de nuestro universo. Aquí alguna dimensión (o dimensiones) del tiempo, totalmente distinta del tiempo cósmico, permitiría que las burbujas espacio-temporales, independientes de la dimensionalidad espacial o temporal postulada para existir más allá de nuestro universo, puedan surgir espontáneamente. Sin embargo, si la mecánica cuántica hiper es algo similar a la mecánica cuántica que observamos, entonces las burbujas espacio-tiempo también deben desaparecer espontáneamente en episodios de tiempo extremadamente breves.

    Krauss reconoce que su apelación a alguna mecánica hiperquímica imaginada para explicar el origen del universo conduce a un problema de episodio de tiempo. Sugiere que el problema podría resolverse si el universo experimenta un evento de expansión inflacionista muy agresivo antes de que la hipermántica mecánica obligara a la nueva burbuja espacio-tiempo (nuestro universo) a desaparecer.

    La inflación es ahora una parte integral de la cosmología del big bang. Se refiere a una breve pero rápida expansión exponencial del universo primitivo por un factor de al menos 10’78 en volumen. Para nuestro universo, la época de inflación duró entre 10-36 y 10-33 segundos. Ocurrió cerca del mismo comienzo de la era electrodébil, durante la cual existían tres fuerzas de la física: la gravedad, la fuerza nuclear fuerte, y la fuerza electrodébil.

    La fuerza electrodébil es en realidad una mezcla de electromagnetismo y la fuerza nuclear débil. Esta mezcla se produce sólo cuando el universo es muy joven y, por lo tanto, muy caliente. Sin embargo, si el universo es demasiado joven, la fuerza electrodébil se mezclará con la fuerza nuclear fuerte. Cuando nuestro universo tenía unos (10-35) segundos de edad, la fuerza fuerte electrodébil se separó en la fuerza nuclear fuerte y la fuerza electrodébill. Por consiguiente, un episodio inflacionario no puede comenzar en nuestro universo hasta que el universo tenga entre (10-35) segundos de edad.

    Cien billonésimas partes de un trillonésimo de un trillonésimo de segundo podría no parecer mucho tiempo, pero es demasiado largo para hacer de la mecánica hiperquímica de Krauss un "creador" viable de nuestro universo.

    Este intervalo de tiempo, aunque extremadamente breve, es 10’67 veces más largo que la duración de un universo como el nuestro que aparece y luego desaparece a través de la vía cuántica que produce partículas virtuales.

    Es importante señalar aquí que muchos modelos de creación de big bang inflacionario viables (es decir, aquellos capaces de explicar la posible existencia de vida) predicen que el acto de inflación entre (10-35) y (10-32) segundos generarán una gran cantidad de burbujas espacio-tiempo. Estas burbujas, sin embargo, difieren del tipo generado por la mecánica hiperquímica propuesta de Krauss.

    Estas burbujas se generan bien después del evento de creación de nuestro universo. Una vez formados por el evento de inflación, nunca se superponen nunca. Esto significa que los seres humanos nunca pueden detectar la existencia de cualquiera de estas posibles burbujas.

    Sin embargo, aunque no podemos probar su existencia, podemos determinar que todas estas burbujas, si existen, requieren un agente causal trascendente.

    El teorema espacio-tiempo demostrado por Arvind Borde, Alan Guth y Alexander Vilenkin. {12}. Establecieron que en todos los modelos de big bang inflacionarios viables -independientemente de la cantidad de burbujas del espacio-tiempo que predigan- el universo y todas sus burbujas están sujetos a un comienzo en tiempo finito. La implicación es que, por lo tanto, requieren un agente causal más allá del espacio y el tiempo para explicar su existencia.

    ¿Se ha eliminado la necesidad de Dios?


    Krauss se apresura a reconocer que no ha demostrado que este escenario es cierto; simplemente sostiene que ha demostrado que es plausible. Sin embargo, esto es todo lo que ha planteado para demostrar que la existencia de Dios no es necesaria para explicar cómo algo viene la nada.

    Pero esto sólo se sigue si Krauss hubiera demostrado con éxito que realmente existe una explicación científica plausible de por qué hay algo más en vez de nada sin necesidad de invocar a Dios. En efecto, no ha demostrado estas afirmaciones filosóficas más que solo con especulaciones.

    Hipotéticamente aceptemos que nuestro universo podría haber venido de estos estados cuánticos anteriores que él describe. Pero no estaría resolviendo absolutamente nada, sino más bien, añadiría más preguntas, en dado caso de que su hipótesis fuera comprobada sobre un estado cuántica anterior, volveríamos al mismo ciclo de preguntas. ¿De donde vinieron estas "hiper leyes", o ¿Cómo surgieron?.

    El espacio vacío no es "nada"


    La razón por la que Krauss no demuestra cómo algo puede venir de la nada es simple: todos los estados anteriores que describe son algo, y no “nada” como ha querido pretender. “Nada” es un término de negación universal que significa "nada". Este es el significado del término en la pregunta original que Leibniz propuso.

    Sin embargo, todos los ejemplos que da Krauss son, en el mejor de los casos, ejemplos de algo procedente de otro algo, pero quizá con menos propiedades físicas. Esto es especialmente evidente en su primer ejemplo, donde admite que el espacio vacío con energía es algo después de todo. {8}. Por lo tanto, este primer ejemplo de Krauss, por sí mismo, falla en mostrar cómo algo puede venir de la nada.


    Los estados cuánticos anteriores no son "nada"


    Además, su segundo ejemplo falla también. Krauss ciertamente da la impresión de que su segundo ejemplo es un verdadero caso de algo proveniente de la “nada”, sólo describiendo negativamente este estado cuántico anterior (es decir, describiéndolo como "la ausencia de espacio y tiempo"). {9}. Sin embargo, hay más en este estado cuántico que simplemente la ausencia de espacio y tiempo, como reconoce el filósofo ateo, David Albert: el estado que Krauss describe es un estado de "campos cuánticos relativistas eternamente persistentes". Y él continua diciendo:
    De acuerdo con las teorías del campo cuántico relativista, las partículas deben entenderse... como disposiciones específicas de los campos. Ciertas disposiciones de los campos, por ejemplo, corresponden a que hay 14 partículas en el universo... y ciertas otras disposiciones corresponden a que hay un número infinito de partículas, y ciertas otras disposiciones corresponden a que no hay partículas en absoluto. Y esos últimos arreglos se refieren, en la jerga de las teorías cuánticas del campo... como estados del "vacío". Krauss parece estar pensando que estos estados de vacío equivalen a la versión relativista-cuántica-teórica del campo de que no hay ninguna materia física en absoluto. ... Pero eso no es justo. Los estados de vacío relativistas-cuánticos-teóricos... son disposiciones particulares de material físico elemental. El verdadero equivalente teórico-relativista-cuántico-campo de que no hay ninguna materia física en absoluto no es este o aquel arreglo particular de los campos - lo que es... es la simple ausencia de los campos.
    Por lo tanto, sus dos ejemplos siguen sin demostrar científicamente cómo algo puede venir de la nada.

    Mucho ruido y pocas nueces


    Dios creó el universo desde la nada. Pero lo que Krauss aparentemente no se da cuenta, es que la pregunta original en sí significa preguntarse por qué existe algo en lugar de la ausencia de algo en absoluto (es decir, "no ser"). La única manera en que logra responder a la pregunta científicamente es cambiarla a una pregunta que la ciencia puede abordar, y redefiniendo "nada" para incluir algún estado físico. Pero la palabra "nada" claramente no se refiere a un estado físico, y la pregunta que Krauss responde no es la pregunta original.

    Los estados físicos elementales son diferentes del no ser, y esta última noción se entiende por "nada" en la pregunta que Leibniz hizo famosa. Esta es la razón por la cual su pregunta se considera una cuestión metafísica; la ciencia es incapaz de responder a esta pregunta en principio porque no hay física del "no ser".

    Conclusión


    Krauss basó su libro como lo he mencionado en redefinir la "nada" para que significara algo, pero dado su fracaso en hacerlo, dejó mucho que desear. Puesto que desde una concepción materialista no se puede escapar de la pregunta milenaria. Sin mencionar que basó sus hipótesis en mera especulaciones. Cabe decir también, que muchos ateos criticaron este libro.

    Fuentes bibliográficas:
    • {1} Un universo de la nada. p. 173.
    • {2} [4] Lawrence M. Krauss, "Lawrence M. Krauss, en un universo de nada", Time Out , Sydney www.au.timeout.com/sydney/aroundtown/features/10453/lawrence-m.-krauss-on- un universo de nada
    • {3} Lawrence Krauss en Sam Harris, "Todo y nada: una entrevista con Lawrence M. Krauss" http://richarddawkins.net/articles/644472-todo-y-nada-un-entrevista-con-lawrence-krauss
    • {4} Ibid.
    • {5} Ibid, p. xii.
    • {6} Un universo de la nada. p.144.
    • {7} Krauss, un universo de nada , 161-170.
    • {8} Un universo de la nada. p. 152
    • {9} Un universo de la nada. p.170)
    • {10} Un universo de la nada. p. 182.
    • {12} Arvind Borde, Alan H. Guth, and Alexander Vilenkin, “Inflationary Spacetimes Are Incomplete in Past Directions,” Physical Review Letters 90 (April 2003): id. 151301.

    ¿Refuta la mecánica cuántica el argumento Kalam?

    ¿Refuta la mecánica cuántica el argumento Kalam?

    Estaré tocando desde luego bastante sobre la mecánica cuántica, a mí en lo particular me fascina porque es bastante curioso cómo se comporta el reino cuántico y los amplios enigmas que en ella se esconde.

    La física moderna, o la mecánica cuántica como mejor es conocida, ha despertado mucho interés tanto para los ateos como los teístas.

    En fin, dejemos los preámbulos para después, y vamos a lo que venimos, que es hablar sobre la primera premisa que sostiene el argumento Kalam. Si no estás familiarizado con este argumento permíteme citarlo.
    • P1. Todo lo que empieza a existir tiene una causa. 
    • P2. El universo comenzó a existir 
    • C. Por lo tanto, el universo tiene una causa.  
    Este argumento, ha suscitado un fuerte dolor de cabeza entre los ateos, el cual ha llevado a algunos a redefinir términos como la “nada” para que signifique “algo”, esto en un intento desesperado por librarse de la primera premisa, sin embargo, han obviado entre ellas algunas cosas que no se siguen lógicamente.

    La mecánica cuántica describe cómo los objetos se mueven y se comportan en el mundo, pero la física tradicional tiene un límite cuando se trata de describir objetos realmente pequeños, como los electrones o los quarks. Para eso necesitamos la física cuántica (también llamada mecánica cuántica), que explica la naturaleza y el movimiento de los átomos, así como las partículas que componen los átomos. Debido a que estas partículas son tan pequeñas, pueden actuar de maneras muy extrañas. Por ejemplo, los científicos han observado las llamadas "partículas virtuales" emergentes, aparentemente sin causa, de un vacío. También han observado la desintegración de núcleos atómicos y emiten partículas alfa, beta o gamma de una manera impredecible que parece no tener ninguna causa.

    Ahora, si estas partículas virtuales pueden ocurrir sin una causa en el reino cuántico, entonces la premisa “P1” no es verdadera y el argumento cosmológico de Kalam se ve socavado como algunos críticos afirman.

    ¿Queda refutado la primera premisa del Kalam?


    En el caso de las partículas virtuales que "saltan a la existencia" no anula la intuición de la primera premisa, porque estas entidades no emergen de "nada". En su lugar, emergen del vacío cuántico, o un campo con un nivel de energía muy bajo.

    El teorema de Borde-Vilenkin-Guth indica que el espacio-tiempo no puede extenderse al pasado infinito. Es por ello que la mecánica cuántica opera dentro del espacio-tiempo, entonces si el espacio-tiempo no es eterno, no es razonable afirmar que los procesos cuánticos han estado eternamente en funcionamiento. Algunos físicos hablan de teorías altamente especulativas de crear un universo a partir del vacío cuántico, pero allí está el problema, el vacío cuántico no es nada -es sólo el estado de energía más bajo del espacio-tiempo, como lo he mencionado.

    Algunas interpretaciones de la física cuántica describen eventos sin causas, pero otros, como la interpretación ofrecida por David Bohm, no incluyen eventos no causados. Bajo la concepción de Bohm (o la interpretación de Broglie-Bohm), la forma en que las partículas se comportan o actúan está completamente determinada por los eventos físicos que ocurrieron antes en el tiempo. El eminente físico cuántico John Bell ha elogiado esta interpretación y lamenta la dificultad que tienen los investigadores cuánticos en el desarrollo de modelos que incluyen observadores verdaderamente libres o aleatorios. Él escribe: “Es un mérito la versión de Broglie-Bohm para llevar esta [no-localidad] a cabo de manera explícita que no puede ser ignorada.” {1}

    El hecho es que no podemos ignorar es que no hay consenso sobre cuál es la interpretación física de las ecuaciones en la física cuántica.

    Incluso si el acontecimiento de una partícula virtual que entra en existencia o el acontecimiento de un átomo que se descompone son sin causa, no se sigue que la partícula virtual o la partícula alfa ellos mismos están sin una causa para su existencia. Sus causas son el vacío cuántico y el núcleo en descomposición respectivamente. Los eventos asociados con la aparición de partículas cuánticas tienen simplemente una causa probabilística (en oposición a una causa física predecible) que regula su aparición en condiciones dadas. Si este no fuera el caso y estas partículas fueran entidades verdaderamente misteriosas, no causadas, entonces los científicos serían incapaces de replicar en el laboratorio las circunstancias en que estas partículas entraron en existencia. John Jefferson Davis dice:
    "Los eventos mecánicos cuánticos pueden no tener causas clásicamente deterministas, pero no son incautos ni causales. La desintegración de un núcleo tiene lugar en vista de las realidades físicas y potencialidades internas a sí misma, en relación con un nexo espacio-temporal gobernado por las leyes de la mecánica cuántica. El hecho de que los átomos de uranio decaen consistente en átomos de plomo y otros elementos -y no en conejos o ranas- muestra que tales eventos no son causales pero tienen lugar dentro de un nexo causal y legaliformes estructuras”. {2}
    En fin, como admite uno de lo más crítico del Kalam. Quentin Smith reconoce lo siguiente:
    Las consideraciones cuánticas "a lo sumo tienden a mostrar que las leyes acausal gobiernan el cambio de condición de las partículas... No dicen nada acerca de la causalidad o acausalidad de los comienzos absolutos. {3}

    Conclusión


    La mecánica cuántica no explica como puede generarse "algo" a partir de la nada. Porque la microestructura del vacío cuántico es un mar de partículas continuamente formadoras y disolventes que toman prestada energía del vacío para su breve existencia. Un vacío cuántico está muy lejos de ser nada, y las fluctuaciones del vacío no constituyen una excepción al principio de que todo lo que empieza a existir tiene una causa.

    Fuentes bibliográficas:
    • {1} John Bell, Speakable and Unspeakable in Quantum Mechanics: Collected Papers on Quantum Philosophy (Cambridge University Press, New York, 1987) 115. ↩
    • {2} See John Jefferson Davis, The Frontiers of Science and Faith: Examining Questions from the Big Bang to the End of the Universe (InterVarsity Press, Downers Grove, 2002), pp. 55-56. ↩
    • {3} [1] Quentin Smith, ‘The Uncaused Beginning of the Universe’, Philosophy of Science 55 (1988): p. 50.

    Argumento del ajuste fino 2.0

    ajuste fino

    Hablemos del argumento del ajuste fino, este sin duda es uno de los principales argumentos utilizado por prominentes apologetas contemporáneos como por ejemplo, William Lane Craig, uno de lo más conocido en este ámbito.

    La ciencia ha demostrado que la vida inteligente o como bien la conocemos hoy, no hubiera podido ser en nuestro universo, sino fuera por un entramado extremadamente precisas que se dio en las condiciones iniciales.

    Índice [mostrar]

      Considero importante recalcar lo siguiente, el universo está ajustado para la existencia de la vida inteligente y es un hecho que es bastante sólido y establecido. El nombre que este argumento recibe como “ajuste fino” no significa “diseñado”, sino que llanamente significa que las constantes fundamentales y las cantidades de la naturaleza caen en una gama exquisitamente estrecha de valores que hacen que nuestro universo permita la vida. Si estas constantes y cantidades fueran alteradas incluso por la anchura de un cabello, el delicado equilibrio estaría alterado y la vida no podría existir.

      Por ultimo, después de varios días estudiando este argumento, de manera sucinta les traigo este artículo, abordando los elementos más importantes(que he considerado) de este argumento, y así aprovechar el potencial del argumento. Me he encargado también de recopilar información nueva, así que por eso esta razón se debe el titulo del artículo.


      El argumento de ajuste fino


      Una formulación más precisa del argumento es la siguiente, con las premisas indicadas por "P" y las conclusiones indicadas por "C":
      • (P1) La combinación de constantes físicas que observamos en nuestro universo es la única capaz de sostener la vida como la conocemos.
      • (P2) Otras combinaciones de constantes físicas son concebibles.
      • (C3) Por lo tanto, alguna explicación es necesaria. Por qué nuestra combinación real de constantes físicas existe en lugar de una diferente.
      • (P4) La mejor explicación del hecho dado es que nuestro universo, con la combinación particular de constantes físicas que tiene, fue «creation ex nihilo» por un diseñador inteligente, y que ajustó esas constantes de una manera que condujera a la evolución de tales sistemas.
      • (P5) Tal ser como se describe en (P4) es lo que popularmente conocemos como Dios.
      • (C6) Por lo tanto [de (P4) y (P5)], es más probable que un ser inteligente haya creado nuestro universo.
      Necesito aclarar que este silogismo no es el que usualmente presenta WLC en sus libros o en su sitio web para defender este argumento. Me reservo el silogismo que utiliza WLC para otro artículo que haré, de lo contrario haría este artículo más largo de lo que ya es, y no es la idea.

      ¿Hay ajuste fino para la vida?


      • La vida tiene ciertas exigencias mínimas; una fuente estable de energía a largo plazo, un gran número de elementos químicos diferentes, un elemento que puede servir de centro para unir otros elementos en compuestos, etc. 
      • Con el fin de satisfacer estos requisitos mínimos, las constantes físicas (como la constante gravitacional) y las relaciones entre las constantes físicas, necesitan estar dentro de un rango estrecho de valores con el fin de soportar los requisitos mínimos para la vida de cualquier tipo. 
      • Cambios leves a cualquiera de las constantes físicas, o las raciones entre las constantes, darán lugar a un universo inhóspito a la vida. 
      • El rango de rangos posibles de más de 70 órdenes de magnitud. 
      • Las constantes son seleccionadas por quien crea el universo. No están determinadas por las leyes físicas. Y las probabilidades extremas involucradas requieren poner el ajuste fino más allá del alcance del azar. 
      • Aunque cada selección individual de constantes y relaciones es tan improbable como cualquier otra selección, la gran mayoría de estas posibilidades no soportan los requerimientos mínimos de vida de ningún tipo. (De la misma manera que cualquier mano de 5 cartas que se reparte es tan probable como cualquier otra, pero es muy probable que no obtenga una descarga real.) En nuestro caso, una descarga real es un universo que permite la vida.

      Ejemplos comunes del argumento del ajuste fino


      1. Si la explosión inicial del big bang hubiera diferido en fuerza por tan sólo 1 parte en 1060, el universo se habría derrumbado rápidamente sobre sí mismo, o se habría expandido demasiado rápido para que las estrellas se formaran. En cualquier caso, la vida sería imposible. [Véase Davies, 1982, págs. 90-91. (Como señala John Jefferson Davis (p.140), una precisión de una parte en 10 ^ 60 puede compararse a disparar una bala en un blanco de una pulgada en el otro lado del universo observable, a veinte mil millones de años luz de distancia, y golpear el objetivo).

      2.
      Los cálculos indican que si la fuerza nuclear fuerte, la fuerza que une los protones y los neutrones juntos en un átomo, hubiera sido más fuerte o más débil en tan sólo el 5%, la vida sería imposible. {1}

      3.
      Los cálculos de Brandon Carter muestran que si la gravedad había sido más fuerte o más débil por 1 parte en 10 a la 40 potencia, entonces las estrellas que sustentaban la vida como el sol no podrían existir. Esto probablemente haría la vida imposible. {2}

      4. Si el neutrón no eran alrededor de 1.001 veces la masa del protón, todos los protones habría decaído en neutrones o todos los neutrones habría decaído en protones, y por lo tanto la vida no sería posible. {3}

      5. Si la fuerza electromagnética fuera ligeramente más fuerte o más débil, la vida sería imposible, por una variedad de razones diferentes. {4}

      Imaginariamente, uno podría pensar en cada instancia de ajuste fino como un radio dial: a menos que todos los diales se ajusten exactamente a la derecha, la vida sería imposible. O, se podría pensar en las condiciones iniciales del universo y los parámetros fundamentales de la física como un tablero de dardos que llena toda la galaxia y las condiciones necesarias para que la vida exista como un pequeño objetivo de un pie de ancho: objetivo, la vida sería imposible. El hecho de que los diales están perfectamente ajustados, o el dardo ha golpeado el objetivo, sugiere fuertemente que alguien fije los diales o apunte el dardo, porque parece enormemente improbable que tal coincidencia pudo haber ocurrido por casualidad.

      Ejemplos de constantes finamente ajustados


      a) La fuerza fuerte: (la fuerza que une los nucleones (= protones y neutrones) juntos en el núcleo, mediante el intercambio del mesón)
      • Si la constante de fuerza fuerte era un 2% más fuerte, no habría hidrógeno estable, ni estrellas de larga vida, ni compuestos que contengan hidrógeno. ¡Esto es porque el único protón en hidrógeno querría pegarse a algo tan mal que no quedaría hidrógeno!
      • Si la constante de fuerza fuerte era 5% más débil, no habría estrellas estables, pocos (si hay) elementos además de hidrógeno. Esto es porque usted sería capaz de construir los núcleos de los elementos más pesados, que contienen más de un protón.
      • Por lo tanto, si usted ajusta la fuerza fuerte hacia arriba o hacia abajo, pierde estrellas que pueden servir como fuentes a largo plazo de energía estable, o pierde la diversidad química, que es necesario para hacer seres que pueden realizar los requisitos mínimos de los seres vivos. (Vea abajo)
      b) La conversión del berilio en carbono y el carbono en oxígeno
      • La vida requiere carbono para servir como el centro de moléculas complejas, pero también requiere oxígeno para crear agua.
      • El carbono es como la rueda del cubo en un juego de juguete: puedes unir otros elementos a moléculas más complicadas (por ejemplo, "vida basada en carbono"), pero los enlaces no son tan estrechos que no se pueden descomponer más tarde para hacer algo más.
      • El nivel de resonancia de carbono está determinado por dos constantes: la fuerza fuerte y la fuerza electromagnética.
      • Si se meten con estas fuerzas incluso ligeramente, se pierde el carbono o el oxígeno.
      • De cualquier manera, no tienes vida de ningún tipo concebible.

      ¿Es el ajuste fino real?


      Sí, es real y es concedido por el más alto rango de los físicos ateos. Permiteme darte una cita del mejor de todos, Martin Rees. Rees es un ateo y un astrónomo calificado. Escribió un libro titulado "Sólo seis números: las fuerzas profundas que forman el universo", (Basic Books: 2000). En él, discute 6 números que necesitan ser ajustados para tener un universo que permite la vida. El centra la atención en esas seis de estas constantes que deben ser perfectamente ajustadas para nuestra existencia. Pero esto es sólo una selección de muchas constantes que existen hoy en día. Desde luego que hay más constantes, y a la par con los descubrimientos de la ciencia es también el surgimiento de nuevas constantes.

      Ress dice lo siguiente en su libro:
      Estos seis números constituyen una "receta" para un universo. Por otra parte, el resultado es sensible a sus valores: si alguno de ellos estuviera "descompuesto", no habría estrellas ni vida. ¿Es esta afinación un hecho brutal, una coincidencia? ¿O es la providencia de un Creador benigno?
      Él también formula el ajuste fino del universo en términos de las siguientes seis constantes físicas adimensionales. [6]
      • N , la relación de la fuerza del electromagnetismo a la fuerza de gravedad para un par de protones, es de aproximadamente 10 36 . Según Rees, si fuera significativamente menor, sólo podría existir un universo pequeño y de corta duración. [7]
      • Epsilon ( ε ), una medida de la eficiencia nuclear de la fusión de hidrógeno a helio , es 0,007: cuando cuatro nucleones se funden en helio, 0,007 (0,7%) de su masa se convierte en energía. El valor de ε está determinado en parte por la fuerza de la fuerza nuclear fuerte . [8] Si ε fuera 0,006, sólo podría existir hidrógeno, y química compleja sería imposible. Según Rees, si estuviera por encima de 0.008, no existiría hidrógeno, ya que todo el hidrógeno se habría fusionado poco después del big bang . Otros físicos no están de acuerdo, calculando que el hidrógeno sustancial permanece siempre y cuando la fuerte fuerza de acoplamiento constante aumente en menos del 50%. [9] [7]
      • Omega (Ω), comúnmente conocido como el parámetro de densidad , es la importancia relativa de la gravedad y la energía de expansión en el Universo. Es la relación de la densidad de masa del Universo con la "densidad crítica" y es aproximadamente 1. Si la gravedad fuera demasiado fuerte en comparación con la energía oscura y la expansión métrica inicial, el universo se habría derrumbado antes de que la vida pudiera haber evolucionado. En el otro lado, si la gravedad era demasiado débil, no se habría formado ninguna estrella. [7] [11]
      • Lambda ( λ ), comúnmente conocida como la constante cosmológica , describe la relación entre la densidad de la energía oscura y la densidad de energía crítica del universo, dadas ciertas suposiciones razonables tales como postular que la densidad de energía oscura es una constante. En términos de unidades de Planck , y como un valor natural adimensional, la constante cosmológica, λ, es del orden de 10 -122 . [12] Esto es tan pequeño que no tiene ningún efecto significativo sobre las estructuras cósmicas que son más pequeñas que un billón de años luz de ancho. Si la constante cosmológica no fuera extremadamente pequeña, las estrellas y otras estructuras astronómicas no podrían formarse. [7]
      • Q , la relación de la energía gravitatoria requerida para tirar de una galaxia grande aparte del equivalente en energía de su masa, es alrededor de 10 -5 . Si es demasiado pequeño, no se pueden formar estrellas. Si es demasiado grande, ninguna estrella puede sobrevivir porque el universo es demasiado violento, según Rees. [7]
      • D , el número de dimensiones espaciales en el espacio-tiempo , es 3. Rees afirma que la vida no podría existir si hubo 2 o 4 dimensiones del espacio-tiempo, o si no existe otra dimensión temporal en el espacio-tiempo. [7]

      Objeciones.


      La primera objeción es en especular que en realidad hay un número infinito de otros universos que no están bien ajustados, (es decir, la falacia del jugador). En otras palabras, intentan argüir que existen numerosos universos que no están ajustado para la vida, y nosotros por casualidad estamos o caímos en un universo que justamente si estaba afinado para la vida. El problema es que no hay forma de observar directamente estos otros universos y no hay evidencia independiente de que existan.

      La segunda objeción de los ateos es que los observadores humanos que existen hoy en día, 14 mil millones de años después de que el universo fue creado a partir de la nada, estos observadores causaron el ajuste fino. Esta solución significaría que aunque los seres humanos no existían en el momento del Big Bang, fueron capaces de llegar atrás en el tiempo en algún momento en el futuro y manualmente afinar el universo.

      Por lo tanto, hay dos opciones para los ateos. O bien un número infinito de universos no observables que no están bien ajustados, o los seres humanos que retroceden en el tiempo en algún punto futuro y afinan el comienzo del universo, miles de millones de años en el pasado. Ambas objeciones, carecen de evidencia empírica, así que queda al criterio propio de cada quien.

      Fuentes bibliográficas:
      • {1} Leslie, 1989, páginas 4, 35, Barrow y Tipler, página 322
      • {2} Davies, 1984, p. 242.
      • {3} Leslie, 1989, págs. 39-40
      • {4} Leslie, 1988, página 299
      • {5} Leslie 1988, p.300
      • {6} Rees, Martin (May 3, 2001). Just Six Numbers: The Deep Forces That Shape The Universe. New York, NY: Basic Books; First American edition. p. 4.
      • {7}  Lemley, Brad. "Why is There Life?". Discover magazine. Retrieved 23 August 2014.
      • {8}  Morison, Ian (2013). "9.14: A universe fit for intelligent life". Introduction to astronomy and cosmology. Hoboken, N.J.: Wiley. ISBN 9781118681527.
      • {9}  Morison, Ian (2013). "9.14: A universe fit for intelligent life". Introduction to astronomy and cosmology. Hoboken, N.J.: Wiley. ISBN 9781118681527.
      • {11}  Sean Carroll and Michio Kaku (2014). How the Universe Works 3. End of the Universe. Discovery Channel.
      • {12} John D. Barrow The Value of the Cosmological Constant

      La mecánica cuántica refuta el materialismo ateo

      mecánica cuántica refuta el materialismo ateo

      ¿Es la mente(conciencia) producto de la materia, o la materia es el producto de la mente? Considero que es una sorpresa para los que no estén al tanto, todo lo que ha hecho la física moderna o la también conocida como “mecánica cuántica” para responder este enigma.

      Sin duda alguna, la respuesta que proporciona la mecánica cuántica es suficiente para hacer que muchas personas replanteen completamente su percepción del mundo en el que vivimos.

      El profesor de física Stephen M. Barr explica cómo la física cuántica hace que la visión del mundo del materialismo -la asunción de la mayoría de los ateos de hoy- sea científicamente imposible.
      El materialismo es una filosofía atea que dice que toda la realidad es reducible a la materia ya sus interacciones. Ha ganado terreno porque muchas personas piensan que es apoyado por la ciencia. Piensan que la física ha demostrado que el mundo material es un sistema cerrado de causa y efecto, aislado de la influencia de cualquier realidad no física, si es que existe. Puesto que nuestras mentes y pensamientos afectan obviamente el mundo físico, seguiría que ellos mismos son simplemente fenómenos físicos. No hay lugar para un alma espiritual o el libre albedrío: para los materialistas somos sólo "máquinas hechas de carne".
      La mecánica cuántica, sin embargo, arroja una llave inglesa a esta simple visión mecánica de las cosas. No menos que Eugene Wigner , Premio Nobel de Física, afirmó que el materialismo -al menos en lo que respecta a la mente humana- no es "lógicamente consistente con la mecánica cuántica actual". Y sobre la base de la mecánica cuántica, Sir Rudolf Peierls, otro gran físico del siglo XX, dijo: "la premisa de que usted puede describir en términos de física toda la función de un ser humano... incluyendo su conocimiento y su conciencia es insostenible. Aún falta algo.
      Barr continúa explicando de una manera técnica pero bastante lúcida por qué este es el caso, entrando en las matemáticas de la probabilidad y por qué el observador tiene un impacto intrínseco en el sistema que se observa. No puedo resumirlo. Léalo usted mismo. Aquí está su conclusión:
      Si la matemática de la mecánica cuántica es correcta (como la mayoría de los físicos fundamentales creen), y si el materialismo es correcto, uno está obligado a aceptar la interpretación de muchos mundos de la mecánica cuántica. Y eso es un bagaje terriblemente pesado para que el materialismo se lleve. Si, por otra parte, aceptamos la comprensión más tradicional de la mecánica cuántica que se remonta a von Neumann, uno es conducido por su lógica (como Wigner y Peierls fueron) a la conclusión de que no todo es sólo materia en movimiento, y que en particular hay algo en la mente humana que trasciende la materia y sus leyes. Entonces es posible tomar en serio ciertas preguntas que el materialismo había descartado fuera de la corte: Si la mente humana trasciende la materia hasta cierto punto, ¿no podría haber mentes que trasciendan el universo físico por completo? ¿Y no podría existir una Mente Suprema?
      Una vez sabiendo esto, no hay una tercera posición. Por lo tanto, cada persona debe cuestionarse a sí mismo: ¿En qué lado de la balanza estoy?

      Conozcamos el criterio de Max Planck (Premio Nobel de física y fundador de la física cuántica). Y dice lo siguiente:
      "Como un hombre que ha dedicado toda su vida a la ciencia más clara, al estudio de la materia, puedo decirle como resultado de mi investigación sobre los átomos: No hay materia como tal. Toda materia se origina y existe sólo en virtud de una fuerza que trae la partícula de un átomo a la vibración y sostiene este sistema solar más minúsculo del átomo junto. Debemos asumir detrás de esta fuerza la existencia de una mente consciente e inteligente. Esta mente es la matriz de toda la materia.
      Albert Einstein también dice:
      "Todo el que está seriamente involucrado en la búsqueda de la ciencia se convence de que un espíritu es manifiesto en las leyes del Universo, un espíritu muy superior al del hombre y ante el cual debemos sentirnos humildes con nuestras modestas potencias. "
      Otro ganador del premio Nobel. Eugene Wigner dice:
      "Cuando se extendió la provincia de la teoría física para abarcar fenómenos microscópicos, a través de la creación de la mecánica cuántica, volvió a surgir el concepto de conciencia: no era posible formular las leyes de la mecánica cuántica de una manera plenamente coherente sin hacer referencia a la conciencia ... Puede ser prematuro creer que la filosofía actual de la mecánica cuántica seguirá siendo una característica permanente de las teorías físicas futuras; seguirá siendo notable, de cualquier modo que nuestros futuros conceptos se desarrollen, que el estudio mismo del mundo externo llevó a la conclusión de que el contenido de la conciencia es una realidad última ... los físicos han encontrado imposible dar una descripción satisfactoria de los fenómenos atómicos sin referencia a la conciencia."
      “Cuando se extendió la provincia de la teoría física para abarcar fenómenos microscópicos, a través de la creación de la mecánica cuántica, volvió a surgir el concepto de conciencia: no era posible formular las leyes de la mecánica cuántica de una manera plenamente coherente sin hacer referencia a la conciencia ... Puede ser prematuro creer que la filosofía actual de la mecánica cuántica seguirá siendo una característica permanente de las teorías físicas futuras; seguirá siendo notable, de cualquier modo que nuestros futuros conceptos se desarrollen, que el estudio mismo del mundo externo llevó a la conclusión de que el contenido de la conciencia es una realidad última ... los físicos han encontrado imposible dar una descripción satisfactoria de los fenómenos atómicos sin referencia a la conciencia.”
      Astrofísico Arthur Eddington dice:
      "La idea de una mente universal o Logos sería, creo yo, una inferencia bastante plausible del estado actual de la teoría científica." ["Logos" se define como "la palabra de Dios, o principio de la razón divina y el orden creativo.”
      El matemático, físico, y astrónomo James Jeans en su libro “El universo misterioso” dice lo siguiente:
      "Hay una amplia medida de acuerdo que, en el aspecto físico de la ciencia se acerca casi a la unanimidad, que el flujo de conocimiento se dirige hacia una realidad no mecánica; el universo comienza a parecer más un gran pensamiento que una gran máquina. La mente ya no aparece como un intruso accidental en el reino de la materia. Estamos empezando a sospechar que debemos acudir a la mente como el creador y el gobernador del reino de la materia. "
      No cabe duda alguna que de este lado de la balanza se encuentra la mecánica cuántica.

      Experimentos e investigaciones ha llevado a los físicos a concluir igualmente a los que he nombrado anteriormente. Y también los ha llevado a entender por qué el materialismo y su creencia de que la materia/energía es la única creadora de la realidad independiente de la conciencia, no se pueda considerar científicamente plausible, en efecto, se ha demostrado lo contrario, y uno de los famosos experimentos es el de la doble rendija.


      El experimento de la doble rendija


      Quiero explicar un poco de que se trata este experimento. La doble rendija revela que el “observador crea la realidad” ¡Sí! Es un poco inverosímil, y también complicado de entender. Esto me hace recordar a la frase que dijo Niels Bohr:
      "Cualquiera que no esté impactado con la teoría cuántica no la ha entendido."
      En un estudio publicado el 26 de febrero en Nature (Vol. 391, págs. 871-874), los investigadores del Instituto Weizmann de Ciencias han llevado a cabo un experimento altamente controlado que demuestra cómo un haz de electrones se ve afectado por el acto de ser observado. El experimento reveló que cuanto mayor es la cantidad de "observación", mayor es la influencia del observador sobre lo que realmente ocurre.

      Cuando un observador cuántico, está observando la mecánica cuántica, esta afirma que las partículas también pueden comportarse como ondas. Esto puede ser cierto para los electrones a nivel submicrónico, es decir, a distancias que miden menos de un micrón o milésima de milímetro. Cuando se comportan como ondas, pueden pasar simultáneamente a través de varias aberturas en una barrera y luego encontrarse nuevamente al otro lado de la barrera. Esta "reunión" se conoce como interferencia.

      Por extraño que parezca, la interferencia sólo puede ocurrir cuando nadie está mirando. Una vez que un observador comienza a observar las partículas que pasan por las aberturas, la imagen cambia dramáticamente: si una partícula puede ser vista pasando por una abertura, entonces está claro que no pasó por otra. En otras palabras, cuando están bajo observación, los electrones están siendo "forzados" a comportarse como partículas y no como ondas. Así, el mero acto de observación afecta los hallazgos experimentales.

      El experimento también puede ser consultado a fondo aquí. Todo parece haberse hecho conforme al más estricto método científico.

      Las implicaciones son inmensas…. Dice Radin en la introducción a su experimento: La medición cuántica es un problema ya que viola la doctrina comúnmente aceptada del realismo, que asume que el mundo en general es independiente de la observación. El conflicto entre el realismo ingenuo y lo que implica el problema de medición cuántica obligó a muchos de los pioneros de la teoría cuántica a considerar el significado de observación y medición. Algunos como Pauli, Jordan y Wigner creyeron que algún aspecto de la conciencia -refiriéndose a capacidades mentales como la atención, la alerta y la intención- eran indispensables para entender la medición cuántica. Jordan escribió: "Las observaciones no sólo perturban lo medido, lo producen…. Provocamos que el electrón asuma cierta posición definida. Nosotros mismos producimos el resultado de la medición".

      En otras palabras la mecánica cuántica pone entredicha o refuta la visión materialista(en el cual el ateísmo está arraigado). Porque como bien sabemos, el materialismo supone que la realidad existe independiente a la observación y la única creadora de la realidad. Pero la mecánica cuántica ha comprobado y sigue haciéndolo que el observado crea la realidad.

      Como explica el físico de la Universidad Johns Hopkins, Richard Conn Henry, en su artículo "El universo mental", "la causa última del ateísmo, afirma Isaac Newton, es esta noción de que los cuerpos tienen como una realidad completa, absoluta e independiente en sí mismos. 

      Las cosas materiales no pueden tener "una completa y absoluta realidad independiente en sí mismas" porque, como ha demostrado la física moderna, el mundo material no puede existir independientemente de la conciencia (la mente). No hay una realidad independiente de la mente.

      Fuentes bibliográficas: