Ejemplos dignos de imitar biblicamente

20:45:00 0 Comentarios A+ a-

Ejemplos que podemos imitar biblicamente

¡Hola! En continuación presentare estos grandes hombres de Dios que marcaron la diferencia, me parece muy interesante escribir sobre ellos porque cada uno de estos hombres contaban con una cualidad que era lo que los hacía especial por así llamarlo.

En muchos casos pasamos por situaciones que a veces parecen no tener salida provocando que nos quedemos estancados en el camino, ¡Pero! si nos ponemos a ver muchas de las situaciones que estos hombres de Dios tuvieron que pasar nos daremos de cuenta de que nuestro problema es nada comparado con el que ellos tuvieron que pasar.

Por la convicción de estos grandes hombres de Dios hoy tenemos la oportunidad de hablar de ellos y usarlos como ejemplos a seguir.

1.- Caminar con Dios como lo hizo Enoc.


Primero ¿Que es caminar con Dios? Es temer, amar y servir a Dios.
Y ahora, Israel, ¿qué requiere de ti el SEÑOR tu Dios, sino que temas al SEÑOR tu Dios, que andes en todos sus caminos, que le ames y que sirvas al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, (Deuteronomio 10:12)
Por Enoc caminar con Dios recibió el conocimiento de los propósitos y los pensamientos de Dios, tal conocimiento le permitió poder enseñar a otros. La situación de Enoc era algo similar a la que estamos viviendo actualmente, pues, el también vivió en medio de un mundo corrompido y desviado totalmente de Dios, sin embargo esto no fue excusa para el buscar de Dios, lo podemos leer en (Judas 1:14,15)


2.- Adorar como Abel.


Caín era labrador de tierra y Abel era pastor de ovejas, acontece que Caín lleva el fruto de su tierra como ofrenda a Jehová y Abel lleva su mejor oveja, la oveja más gorda como ofrenda, pero Dios miro con agrado la ofrenda de Abel y la de Caín no la miro con agrado. Sin embargo sus padres ya los habían instruidos acerca de la adoración a Dios y sabían que era a través de sacrificios. Pero Caín decidió adorar a su manera.

Luego puedo leer en (Hebreos 11:4) que por la fe que tenia Abel le ofreció a Dios su mejor ofrenda. A mí este caso me deja como enseñanza de que a Jehová se le ofrenda con lo mejor que tengas para agradar su corazón.

3.- Trabajar como Nehemías.


Nehemías, Era copero del rey el estaba asignado a confirmar que la comida y la bebida del rey no estuviera envenenada, ocupaba un gran puesto de confianza y responsabilidad, como privilegio tenia libre acceso a la realeza, por medio de este hombre Dios se proponía bendecir a su pueblo en tierra de sus padres. A pesar que estaba gozando de poder e importancia jamás olvido a su tierra, cuando se entero de la situación que estaba pasando los suyos, ayuno y oro por su pueblo. (Nehemías 1:3,4,5)

Fue un hombre con coraje que no descanso hasta no ver edificadas las murallas a pesar de las muchas oposiciones que tuvo.

4.- Obedecer como Job.

El libro de Job, es una de las historias más conocidas, trata de un gran hombre devoto que vivió hace muchos años. Cuando comenzamos a leer el libro notamos que Job está a punto de perderlo todo, propiedades, riquezas, hijos, hasta incluso la salud pero esto no fue suficiente para que Job dejara de creer. (Job 30:1,10,20,)

A pesar que Job estaba siendo probado y no entendía él porque... Jamás dejo de obedecer y creer en Dios.

5.- Luchar como Pablo.

Pablo es la representación de un ejemplo como uno de los más grandes siervos de Dios, que lucho arduamente para vencer el pecado. A lo largo de su vida pudo decir que había peleado la buena batalla, también sabia que una corona lo espera. Pero esta corona no se le es dada a alguien sin primero luchar, correr, proseguir, guerrear contra nuestra naturaleza humana.

Continúo añadiendo que solamente pudo vencer y obtener la victoria a través del poder de la mente de Cristo guardando la ley de Dios. Concluyendo que el cristianismo es una guerra que el cristiano debe esperar ganar, podemos lograr dicha victoria acercándonos cada vez más a Dios.

6.- Orar como Daniel. 

El Profeta Daniel tenia como habito orar a Dios tres veces al día o eso es lo que registra la biblia, el se arrodillaba ante la ventana de su cámara, que estaba orientada hacia Jerusalén y ofrecía sus suplicas.

Lo que más me sorprendente de este hombre es que hubo un tiempo en que se prohibió orar a cualquiera que no fuera el rey medo Darío. Daniel este gran hombre aun así con toda la situación que estaba pasando jamás dejo su habito de orar estuviera su vida en peligro o no. Daniel hacia oraciones de ruegos a Jehová sin cesar. (Daniel 6:10)

Cuando el Ángel Gabriel se presenta ante el profeta para darle una respuesta a sus oraciones, le dijo que él era "Muy amado" (Daniel 9:20-23). Gracias a todas las oraciones que hizo a lo largo de los años, el profeta llego a tener una relación estrecha con Dios. Fue tanto el poder de sus oraciones que incluso hasta el rey Dario llego a reconocerlo. (Daniel 6:16)

x
Subscribe
emailSuscribete para recibir los articulos a tu correo...