La muerte de Voltaire

14:04:00 0 Comentarios A+ a-

La muerte de Voltaire

¡Hola! Antes que nada, el filosofo Francois Marie Arouet, bien conocido como Voltaire, fue un escritor, historiador, filósofo y abogado francés que figura como uno de los principales representantes de la Ilustración, un período que enfatizó el poder de la razón humana, de la ciencia y el respeto hacia la humanidad. En 1746 Voltaire fue elegido miembro de la Academia francesa en la que ocupó el asiento número 33.

Este hombre fue educado por los jesuitas, a temprana edad conoció ideas de Pierre, Montaigne, Descartes especialmente aprendió mucho de Locke sobre el deísmo, el cual fue lo que transformo o le dio una nueva percepción de ver el mundo.

Voltaire consideraba la iglesia católica como una abominación por lo tanto hacia fuertes crítica sobre ello, al igual como lo hizo con el Cristianismo, también criticaba los ateos. A decir verdad Voltaire era un verdadero enemigo y opositor del ateísmo porque creía plenamente en que la existencia de Dios, no se trataba de fe, sino de raciocinio. Tal como lo llego a expresar en algunas de sus obras, especialmente en "Diccionario Filosófico" (1764).

Este hombre estaba seguro de que la razón es suficiente evidencia acerca la existencia de Dios.
"A mí me parece evidente que existe un Ser necesario, Eterno, Supremo e Inteligente, pero esto no es fe, es raciocinio." 
Él se anticipo a lo que algún incrédulo pudo haberle preguntado acerca: ¿De quién creo a Dios? Esta era su respuesta para aquellos.
Todo lo que yo puedo hacer, sin recurrir a una inteligencia superior a la de los hombres, es creer que el Dios del mundo es también Eterno y subsiste por Sí mismo.
También proclamo, mientras sostenía una Biblia en alto con su mano:
En 100 años a partir de la fecha de hoy la Biblia será un libro olvidado y que se extinguiría junto al Cristianismo.
Voltaire llego a darles expresas instrucciones a sus "discípulos" de si una vez estando en agonía llegaba a pedir un sacerdote para confesarse, que no lo permitieran, ¡Ya que seguramente sería producto de delirios febriles! Así llego el día de su muerte y en su agonía, comenzó a desesperarse frente a la posibilidad de la eterna condenación. Se revolcaba en la cama, comenzó a gritar para pedir un sacerdote. Pero sus seguidores obedeciendo a sus instrucciones hicieron caso omiso a los gritos del mismo, y se pusieron de guardia en su casa para impedir que alguien le pudiera llevar un sacerdote que lo confesar y absolviera. Se decía que su rostro producía mucho espanto a quienes les miraba, y que la enfermera que lo entendió volvió horrorizada ante el macabro espectáculo de tan horrenda muerte.

Poco tiempo después de su muerte, la residencia privada de Voltaire se convirtió en la casa matriz de la Sociedad Bíblica de Génova, constituyéndose en el mayor centro de distribución de Suiza, de la misma Biblia sobre la que él había anunciado un rápido final.

Esto queda para reflexión de aquellos que rechazan la biblia deberían primero tomarse el tiempo para evaluar las evidencias antes de expedir un veredicto porque ciertamente como esta escrito: Yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. (Mateo 16:18) Todos los intentos del hombre erradicar el cristianismo solo han servido para su multiplicación.

x
Subscribe
emailSuscribete para recibir los articulos a tu correo...