¿Los padres de la ciencia seguirían siendo cristianos devotos si vivieran hoy? Parte #1

8:50:00 0 Comentarios A+ a-

¿Los padres de la ciencia seguirían siendo cristianos devotos si vivieran hoy? Parte #1

Muchos defensores materialistas de las ciencias naturales se irritan bastante cuando alguien menciona el hecho de que la gran mayoría de los grandes pioneros o padres de la ciencia moderna eras teístas cristianos. Y la respuesta que suelen dar a este hecho es que admiten que, si eran hombres brillantes, pero había tanto que no sabían, que ahora sabemos, sobre el mundo natural. Y si esto no es suficiente, también suelen afirmar que, si vivieran hoy, lo más probable es que ningún de ellos fuera religioso.

Hay varios problemas con esta creencia. El hecho es que la fe de estos pensadores científicos y matemáticos como Copérnico, Galileo, Kepler, Newton Y Boyle, y así entre otros muchos. Fue infundada por la misma ciencia. Pensar lo contrario solo delata ignorancia acerca de los escritos de estas grandes mentes, donde claramente se muestran transparentes y dejan bastante claro que fueron sus descubrimientos un aumento en la compresión -los que incitaron sus expresiones de alabanza y reverencia hacia un Creador ingenioso y omnipotente.

Para estos hombres estudiar la naturaleza era una forma de acercarse más a la creencia de un Creador, ellos en cada estudio, descubrimiento estaban más convencidos de que el cosmos está diseñado de una manera que le permitía operar de acuerdo con un conjunto predestinado de leyes matemáticas universales. La búsqueda del conocimiento sobre el funcionamiento del mundo natural se considero como un desciframiento del “libro de la naturaleza” de Dios, tanto su lenguaje como su contenido.

Los grandes avances en la filosofía natural(lo que ahora llamamos las ciencias naturales) durante la Revolución Científica sirvieron para aumentar el asombro y la apreciación académica de la racionalidad de la creación y la capacidad exclusiva de la humanidad para comprenderla. Ninguno de los motivos de fe citados por los héroes de la Revolución se ha visto en modo alguno menoscabado por el avance científico posterior. De hecho, ¡se han fortalecido inmensamente!

Me tomaré la molestia de presentar una serie con los escritos académicos y personales de varias figuras clave de la Revolución científica para complementar el artículo.

Johannes Kepler


Johannes Kepler (1571-1630) fue un matemático y astrónomo alemán que formuló una nueva teoría matemática del movimiento planetario heliocéntrico (centrado en el sol) que, a diferencia de Copérnico, armonizó muy bien con la extensa recopilación de registros de observación de estrellas del astrónomo Tycho Brahe. Kepler, que era el protegido de Brahe, descubrió que, representando las órbitas planetarias como elipses en lugar de círculos perfectos, los datos de observación podrían representarse matemáticamente de forma más simple y con una precisión predictiva muy mejorada. Las leyes del movimiento planetario de Kepler (publicadas en 1609 New Astronomy y 1618 Harmonies of the World) transformaron el campo de la astronomía en una sofisticada ciencia teórica.

Kepler estaba convencido de que el universo funcionaba de acuerdo con las leyes establecidas por su hacedor, muy parecido a un reloj fabricado por un relojero. Esto va en contra de una antigua idea griega sobre la naturaleza que tiene algún tipo de "alma" activa produciendo sus movimientos:
Mi objetivo es decir que la maquinaria de los cielos no es como un animal divino sino como un reloj (y cualquiera que crea que un reloj tiene un alma le da a la obra el honor debido a su creador) y que en ella casi toda la variedad de los movimientos provienen de una fuerza magnética muy simple que actúa sobre los cuerpos, ya que en el reloj todos los movimientos tienen un peso muy simple. {1}
Sin embargo, la idea de un universo de relojería que funcionó con autonomía, de acuerdo con las leyes de la naturaleza, solo fortaleció las convicciones teístas de Kepler.

Tanto un brillante filósofo natural como un devoto cristiano de la tradición luterana, Kepler estaba completamente convencido de que Dios había ordenado intencionalmente el universo de una manera que podía ser comprendida por el intelecto humano. Esta creencia es particularmente evidente en su correspondencia privada con colegas eruditos y otros asociados. En una carta al Barón von Herberstein fechada el 15 de mayo de 1596, Kepler declaró que:
Dios, como un arquitecto humano, se acercó a la fundación del mundo según el orden y la regla y midió todo de tal manera, que uno podría pensar que el arte no tomó la naturaleza como ejemplo, sino que Dios mismo, en el curso de su creación tomó el arte del hombre como un ejemplo. {2}
Hay dos cosas notables acerca de esta afirmación; primero, que Kepler expresa su creencia de que Dios creó el cosmos de acuerdo con un plan racional y matemático, y segundo, que la mente de Dios y la mente del hombre deben ser de algún modo análogas. Él declara esta idea más claramente en lo que son quizás sus palabras más famosas:
Para Dios hay, en todo el mundo material, leyes materiales, figuras y relaciones de especial excelencia y del orden más apropiado... Esas leyes están al alcance de la mente humana; Dios quería que los reconociéramos al crearnos según su propia imagen para que pudiéramos compartir sus propios pensamientos. {3}
Más adelante en el mismo pasaje, él castiga a aquellos que dirían que es muy presuntuoso imaginar que la mente de Dios es algo parecido al hombre:
Solo los tontos temen que hagamos al hombre divino al hacerlo; porque los consejos divinos son impenetrables, pero no su creación material. {4}
Vemos que la idea de Kepler de la revelación natural de Dios se centra en el hecho de que el mundo natural está gobernado por leyes racionales que son descubiertas por el hombre, quien, al investigar la naturaleza, puede pensar los pensamientos de Dios después de él. Kepler hizo este tipo de declaraciones a menudo. En una carta a su ex profesor de astronomía, Michael Maestlin, escribió:

Dios, que fundó todo en el mundo según la norma de la cantidad, también ha dotado al hombre de una mente que puede comprender estas normas. Porque como el ojo para el color, el oído para los sonidos musicales así es la mente del hombre creada para la percepción... De las cantidades. {5}
Conecta esta idea con la doctrina cristiana del hombre en un pasaje de su obra, Conversaciones con el Mensajero Sideral de Galileo, donde dice que la geometría "brilla en la mente de Dios" y que una "porción de ella que se le ha concedido al hombre es una de las razones por las cuales él está a la imagen de Dios ". {6}
Kepler consideraba el trabajo de su vida -desbloquear los misterios del movimiento planetario- como un acto de adoración. Él dijo,
Tenía la intención de convertirme en teólogo ... Pero ahora veo cómo Dios es, por mis esfuerzos, también glorificado en astronomía. {7}
Al investigar la revelación natural de Dios, el filósofo natural, que está hecho a la imagen de Dios, ilumina parte de la sabiduría divina manifestada en la creación. Él dijo:
El objetivo principal de todas las investigaciones del mundo externo debería ser descubrir el orden racional que Dios le ha impuesto y que nos reveló en el lenguaje de las matemáticas. {8}
Kepler llamó al universo "nuestro brillante Templo de Dios" y describió a los astrónomos como "sacerdotes del Dios más elevado con respecto al libro de la naturaleza". {9} 
Incluso el epitafio escrito por Kepler refleja su convicción de que la mente, con su aptitud matemática, lleva la imagen de lo divino:
Una vez que medí los cielos, Ahora mido la sombra de la tierra. Del nacimiento celestial fue la mente medidora En la sombra solo queda el cuerpo. {10}
Desde el tiempo de Kepler, nuestra comprensión de la estructura matemática profunda del cosmos ha explotado. Además, basado en el rigor intelectual de campos como la física teórica, es más sorprendente que nunca que la humanidad posea la aptitud cognitiva superior para iluminar la naturaleza fundamental del universo.

Fuentes bibliográficas: 

  • {1} Carta a JG Herwart von Hohenburg, 16 de febrero de 1605, Johannes Kepler Gesammelte Werke , ed. M Caspar y otros, Munich, 1937, vol. 15, 146.
  • {2} Carola Baumgardt, Johannes Kepler: Life and Letters (Nueva York: Philosophical Library, 1951), 33-34.
  • {3} Baumgardt, 50.
  • {4} Baumgardt, 50.
  • {5} Gerald Holton, Orígenes temáticos del pensamiento científico (Cambridge: Harvard University Press, 1988), 68.
  • {6} Johannes Kepler, Conversación con el Mensajero Sideral de Galileo (Nueva York: Johnson Reprint Corp., 1965), 43.
  • {7} Baumgardt, 41.
  • {8} Johannes Kepler, Harmonies of the World , trad. por Charles Glenn Wallis (Annapolis: la librería de San Juan, 1939), Kindle loc. 259.
  • {9}  Alister McGrath, Re-Imagining Nature , 82.
  • {10} Morris Kline, Matemáticas: The Loss of Certainty (Oxford: Oxford University Press, 1980), 31.
  • {11} Citado en Morris Kline, Matemáticas: The Loss of Certainty (Nueva York: Oxford University Press, 1980), 31.
  • {12} Baumgardt, 44.
  • {13} James Voelkel, Johannes Kepler y la Nueva Astronomía (Nueva York: Oxford University Press, 1999), 130.