10 cosas que debes saber sobre los atributos de Dios

10:01:00 0 Comentarios A+ a-

sobre los atributos de Dios

Los atributos de Dios describen su naturaleza perfecta, como alegaba Aristóteles: Dios es acto puro porque en Él no se encuentra ninguna potencialidad, sino que es forma plenamente realizada. También considero sustancial en la vida del cristiano que todos conozcan sus atributos o al menos tengan conocimiento básico al respecto porque de alguna u otra forma ayuda a conocer mejor a Dios.

Sabemos de dichos atributos porque así Él lo da a conocer en la palabra revelada para los hombres.

1. Dios es sencillo.


Lo que eso significa es esto: Dios está libre de toda composición; Él no es la suma de sus partes. No hay una cosa y otra en Dios. Por el contrario, todo lo que está en Dios, Dios es. Él es absoluto, lo que significa que no hay distinciones dentro de su ser.

2. No existen atributos como tal.


O, el amor de Dios es su poder es su eternidad es su inmutabilidad es su omnisciencia es su bondad, y así sucesivamente. En otras palabras, técnicamente no existe tal cosa como atributos (plural) sino solo la esencia simple e indivisa de Dios. ¿Porque es esto importante? La simplicidad de Dios nos ayuda a entender que existe consistencia perfecta en los atributos de Dios.

3. Dios es inconmensurable.


La infinidad de Dios es algo así como un "meta-atributo", como la simplicidad, en el sentido de que califica a todos los demás atributos. Infinito significa que no hay límite para las perfecciones de Dios. Cuando consideramos los atributos de Dios, siempre debemos considerarlos como infinitos. Su infinitud es un concepto positivo, por lo que debemos decir que sus atributos son intensiva y cualitativamente infinitos. La infinitud de Dios es el más alto sentido de perfección. "Todavía no terminado" (o "indefinido") es una forma incorrecta de entender el infinito con respecto a Dios. Más bien, sin límites o límites o grados, Dios sabe infinitamente y es una esfera cuyo centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna parte. Él está tan presente en nuestro medio como él está más alejado de nosotros en el universo. Sin embargo, mientras está presente en un lugar, nunca se limita a ningún lugar.

4. Dios es eterno.


Primero, su eternidad es diferente al estado eterno experimentado por los humanos o los ángeles, todos los cuales fueron creados en el tiempo. El tiempo tiene un comienzo con la sucesión de momentos, pero Dios no tiene principio, sucesión de momentos o final. La eternidad de Dios habla de su naturaleza eterna e inmutable (aunque no estática). Como los teólogos del pasado han argumentado, la frase "El tiempo comenzó con la criatura" suena más cierto que "La criatura comenzó con el tiempo".
Dios es lo que siempre fue y será (Santiago 1:17).

5. Dios es inconmovible.


Dios es lo que siempre fue y será (Santiago 1:17). Debido a su simplicidad, su eternidad exige su inmutabilidad. La eternidad habla de la duración de un estado, mientras que la inmutabilidad es el estado mismo. La inmutabilidad en Dios significa no solo que él no cambia, sino también que no puede cambiar (Sal 102: 26).

6. Dios es autosuficiente.


La independencia de Dios es su suficiencia. De su autosuficiencia hay suficientes dones, tanto naturales como sobrenaturales, para satisfacer a todas las criaturas que alguna vez existirán. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se satisfacen unos a otros. Debido a que eternamente e invariablemente lo hacen en la comunión amorosa, pueden satisfacer a otros con quienes se comunican en amor. Si hubiera mundos infinitos de criaturas amorosas, todas desearan la felicidad en Dios, él podría tan fácilmente bendecir a todos como pudiera. Él es toda la vida, para que todo lo que está fuera de él derive vida de él.


7. Dios es omnipotente.



Al hablar sobre el poder de Dios, los teólogos suelen distinguir entre su poder absoluto y el ordenado. El poder absoluto se refiere a lo que Dios posiblemente puede hacer pero que no necesariamente hace. Él podría crear mil millones de mundos de criaturas vivientes sin decidir hacerlo realmente. El poder ordenado de Dios denota lo que realmente decretó de acuerdo con su voluntad y luego cumple providencialmente. Con tal lenguaje no estamos exponiendo dos poderes distintos en Dios, sino más bien entendiendo su omnipotencia por medio de la aplicación (poder ordenado) y la no aplicación (poder absoluto). El poder de Dios también debe entenderse como ejercido según su naturaleza o "gobernado" por él. Su poder debe ser un buen poder.

8. Dios es amor


Hay tres tipos de amor externo ejercitado por Dios:

El amor universal de Dios hacia todas las cosas: "El Señor es bueno con todos, y su misericordia es sobre todo lo que hizo" (Salmo 145: 9). Incluso las criaturas de la tierra son beneficiarias del amor de Dios.

El amor de Dios hacia todos los seres humanos, tanto elegidos como réprobos: "Pero yo les digo: amen a sus enemigos y oren por aquellos que los persiguen, para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Porque él hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos "(Mateo 5: 44-45). Dios todavía ama a una persona que lo odia y lo rechaza, incluso otorgándole la capacidad de manifestar tal odio en pensamientos, palabras y acciones.

El amor especial de Dios hacia su pueblo: "Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable" (1 Pedro 2: 9).

9. Dios hablando antropomórficamente.


Casi todo lo que pertenece a los humanos en las Escrituras también se le atribuye a Dios. La Biblia habla del "rostro" de Dios (Éx 33:20), "ojos" y "párpados" (Sal. 11: 4), "oído" (Isaías 59: 1), "narices" (Isaías 65: 5), "Boca" (Deuteronomio 8: 3), "labios" (Isaías 30:27), "lengua" (Isaías 30:27), "dedo" (Ex. 8:19) y muchos otros cuerpos partes. La Biblia es antropomórfica de principio a fin. Dios se acomoda a nosotros en las Escrituras y algunas veces se apropia de un lenguaje que nos ayuda a entender ciertas verdades sobre él.

10. Dios revelado.


Él es la imagen del Dios invisible. Cristo revela al Padre a su pueblo. En la vida, la muerte y la resurrección de Cristo vemos los atributos de Dios en todas partes. Conocer a Dios es conocer a Dios a través de Jesucristo.