10 cosas que debes saber sobre la resurrección de Cristo

sobre la resurrección de Cristo

El cristianismo de hoy en día existe, y se ha logrado mantener gracias a la noción que tenemos sobre la resurrección de Cristo. Puede que la primera impresión de la persona al hablarle sobre la resurrección no sea el de una persona completamente convencida por lo que alguien solo repite lo que dice un libro, no obstante, las cosas cambian cuando sea escudriña a fondo las evidencias históricas sobre la resurrección.

Sí estás interesado en estudiar más a fondos las evidencias históricas, permitirme compartirte un par de artículos:

1. La resurrección es el núcleo del mensaje cristiano y nunca debe descuidarse ni asumirse.


Algunas veces hoy, cuando escuchamos el evangelio predicado, el enfoque está en la cruz. La resurrección a menudo se ignora, se supone o se menciona solo de pasada. En contraste, la predicación registrada en el libro de Hechos enfatizó la resurrección de Jesús, y apenas mencionó su muerte. Los apóstoles estaban preocupados con la resurrección y la enfatizaron mucho más que la cruz.

Tristemente, la iglesia solo parece entusiasmarse con la resurrección una vez al año en Pascua. En realidad, cada domingo debe ser el Domingo de Resurrección. La razón por la cual la iglesia primitiva comenzó a reunirse el primer día de la semana fue para celebrar la derrota de la muerte de Jesús. Imagínese cómo sería la iglesia si nos reuniéramos conscientemente todas las semanas para celebrar la resurrección.

2. La creencia en la resurrección física de Jesús es la doctrina definitoria del cristianismo.


Sin duda, es una cosa notable que cada denominación cristiana, desde los ortodoxos hasta los católicos, desde los pentecostales hasta los reformados bautistas, todos crean una verdad simple: la tumba estaba vacía. ¡Hay muy poco más en lo que todos estamos de acuerdo! Solo algunos liberales niegan la resurrección física de Jesús. Seguramente pierden el derecho a llamarse a sí mismos cristianos.

Esto se basa en la clara promesa de Pablo: "Si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo" (Romanos 10: 9, énfasis agregado).

3. La resurrección demostró a todo el universo la deidad de Jesús y el amor de Dios por él.


Jesús fue, "declarado Hijo de Dios en poder según el Espíritu de santidad por su resurrección de entre los muertos" (Romanos 1: 4).

Es la resurrección de Jesús que revela su verdadera naturaleza a todos los que verán: "Dios lo exaltó a su diestra como Líder y Salvador, para dar arrepentimiento... y el perdón de los pecados "(Hechos 5: 30-31).

4. Sin la resurrección, no habría habido iglesia en absoluto.


Después del arresto y la muerte de Jesús, los discípulos estaban perdidos, indefensos y atemorizados. Pedro negó a Jesús, mientras que el resto escapó. Es difícil concebir algo más que la resurrección de Jesús que hubiera llevado a este grupo de personas que comparten el mensaje de Jesús de tal manera que creció hasta convertirse en el movimiento religioso más grande jamás conocido por el hombre.

Sin su confianza inquebrantable en la resurrección de Jesús, ¿los discípulos habrían arriesgado todo, y en muchos casos han sido asesinados por su fe? Las personas mueren todo el tiempo por falsedades que ellos mismos creen genuinamente como verdaderas. Sin embargo, es imposible creer que todos los discípulos murieran por algo que sabían que era un engaño deliberado.

La iglesia no creó las historias de resurrección; en cambio, las historias de la resurrección crearon la iglesia.

5. Nuestro descuido de la resurrección de Jesús puede ser una de las razones por las cuales nuestra predicación del evangelio es tan impotente.


Spurgeon examinó la predicación de su época y sintió que la razón de su falta de poder era su falta de énfasis en la resurrección. Spurgeon decidió enfatizar el mensaje de la resurrección y vio miles de conversiones como resultado. Si elegimos descuidar la predicación de la resurrección, ¿deberíamos sorprendernos si no vemos resultados similares?

Cuando Pablo habló sobre el evangelio, siempre quiso decir el anuncio de la gloriosa victoria del Rey resucitado. Es este evangelio que es "el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree" (Romanos 1:16).

6. La resurrección compró nuestra justificación.


Cuando le preguntas a la mayoría de los cristianos sobre la justificación, se dirigen directamente a la cruz de Jesús pagando el precio de nuestros pecados. Pero si la justificación simplemente significa la ausencia de culpa, entonces tenemos una lista en blanco y tenemos que pasar el resto de nuestras vidas preocupándonos si lo volveremos a estropear. Pablo nos dice lo contrario: "Fue entregado por nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación" (Romanos 4:25).

Lo que esto significa es que cuando Jesús resucitó fue declarado justo, no solo careciendo de ningún pecado, sino que encarnando la santidad. El crédito de la perfección de Jesús superó la deuda de nuestros pecados. Y ahora, el cristiano se cuenta como justo. No "como si nunca hubiera pecado" sino "como si ya hubiera vivido una vida santa".

Sin esta maravillosa verdad, no comprenderemos por completo el gozo de la salvación. Jesús fue nuestro sustituto de la obediencia durante su vida, nuestro sustituto del castigo en su muerte y nuestro sustituto del renacimiento en su resurrección.

Jesús fue nuestro sustituto de la obediencia durante su vida, nuestro sustituto del castigo en su muerte y nuestro sustituto del renacimiento en su resurrección.

7. ¡La resurrección nos da la alegría de saber que Cristo está con nosotros hoy!


Él ha prometido que estará con nosotros hasta el fin de los tiempos. Esto cambia todo. Un héroe muerto en la tumba no nos ayuda. ¡Pero un Salvador resucitado en el cielo nos da una gran confianza!

Debido a que la tumba está vacía y Jesús está en el trono, podemos estar seguros de que saldremos victoriosos independientemente de lo que esté sucediendo en el mundo de hoy. Jesús dijo: "Edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella" (Mateo 16:18).

8. La resurrección nos da esperanza que va más allá de la tumba.


Vivimos en un mundo roto. Todo cristiano en algún momento de su vida conocerá el dolor del duelo por un ser querido. Cuando Pablo nos dijo que no debemos "afligirnos como lo hacen los que no tienen esperanza" (1 Ts 4:13), no quiso decir que no experimentaríamos tristeza.

Pero debido a que Jesús conquistó la tumba, confiamos en que un día nosotros también nos levantaremos, y así encontraremos a Jesús y a nuestros seres queridos creyentes otra vez. Esto cambia todo cuando nos enfrentamos a la muerte.

9. La resurrección une a cada cristiano con la fuerza vivificante que resucitó a Jesús de entre los muertos.


Es a través de la resurrección que, "el postrer Adán llegó a ser un espíritu vivificante" (1 Cor 15:45). Pablo nos dice, "el espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús" (Romanos 8:11).

Este asombroso poder está disponible para transformarnos, equiparnos y capacitarnos: "¿Cuál es la grandeza inconmensurable de su poder para con nosotros que creemos, según el funcionamiento de su gran poder, que trabajó en Cristo cuando lo resucitó de los muertos” (Efesios 1: 19-20)?

10. Debido a la resurrección, podemos saber que Jesús regresa personalmente para juzgar y gobernar el mundo.


Es una fuente de gran alegría para el cristiano que Jesús regrese. Pero también debería causar una gran preocupación por aquellos que viven alejados de él. Debido a la resurrección, podemos estar seguros de que este mismo Jesús volverá de nuevo:

Los tiempos de ignorancia Dios pasó por alto, pero ahora él ordena a todas las personas en todas partes que se arrepientan, porque él ha fijado un día en el cual juzgará al mundo en justicia por un hombre que él ha designado; y de esto ha dado seguridad a todos al resucitarlo de la muerte. (Hechos 17: 30-31)

¿Es Jesús Dios? ¿Si Él es Dios?, ¿cómo puede el hombre matar a Dios?

 ¿cómo puede el hombre matar a Dios?

Sabemos que Jesús era Dios, la evidencia es demasiado grande para negar eso. Él era más que solo un humano, y él era más alto que los ángeles. Los ángeles tenían que adorarlo incluso.   Pero de alguna manera, cuando vino a la tierra, tomó una vida humana y un cuerpo humano. Dios el Padre llamó a su Hijo "Dios" mismo:

Aquí hay un pasaje de la Biblia sobre esto:

Y cuando Dios trae a su Hijo primogénito al mundo, Él dice:
"Que todos los ángeles de Dios lo adoren".
Esto es lo que Dios dijo acerca de los ángeles:
"Dios hace que sus ángeles se vuelvan como vientos.   Él hace que sus sirvientes se vuelvan como llamas de fuego".
Pero Dios dijo esto acerca de su Hijo:
"Dios, tu trono durará por los siglos de los siglos. Tú gobernarás tu reino con justicia. Amas lo correcto y odias el mal, entonces Dios te ha escogido de entre tus amigos; él te ha separado con mucha alegría".
Y Dios nunca le dijo esto a un ángel:
"Siéntate a mi lado derecho hasta que ponga a tus enemigos bajo tu control". 
Pero vemos a Jesús, quien por un corto tiempo fue hecho más bajo que los ángeles. Y ahora lleva una corona de gloria y honor porque sufrió y murió. Y por la gracia de Dios, él murió por todos.

Jesús mismo se hizo como ellos. Hizo esto para que, al morir, pudiera destruir al que tiene el poder de la muerte —el demonio— y liberar a todos los que fueron como esclavos toda su vida debido a su miedo a la muerte. Claramente, no son los ángeles que Jesús ayuda, sino las personas que son de Abraham. Por esta razón, Jesús tuvo que ser hecho como sus hermanos y hermanas en todos los sentidos para que él pudiera ser su misericordioso y fiel sumo sacerdote al servicio de Dios. Entonces Jesús podría morir en su lugar para quitar sus pecados.

Y en otro lugar en las Escrituras:
"Cristo mismo era como Dios en todo. Pero no creía que ser igual a Dios fuera algo que se usara para su propio beneficio. Pero renunció a su lugar con Dios y se hizo a sí mismo nada. Él nació como hombre y se hizo como un sirviente. Y cuando vivía como un hombre, se humilló a sí mismo y fue completamente obediente a Dios, incluso cuando eso causó su muerte: la muerte en una cruz. Así que Dios lo elevó al lugar más elevado. Dios hizo su nombre más grande que cualquier otro nombre, de modo que toda rodilla se doblegará al nombre de Jesús, todos en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra. Y todos confesarán que Jesucristo es el Señor y darán gloria a Dios el Padre".             
Y otro (hay muchos más):
Al principio estaba la Palabra. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Él estaba con Dios al principio. Todas las cosas fueron hechas por él, y nada se hizo sin él. La Palabra se hizo humana y vivió entre nosotros. Vimos su gloria, la gloria que pertenece al único Hijo del Padre...
El Hijo de Dios no nació en la tierra primero, sino que descendió del cielo y tomó una vida humana y un cuerpo humano. Esta persona que era Dios y hombre fue nombrada Jesús en el nacimiento de Su cuerpo humano. Él fue ungido por Dios el Espíritu Santo cuando comenzó su ministerio alrededor de los 30 años. Él tomó el título de "Cristo" (que significa "ungido" o "mesías" en hebreo).
"Una vez más, Jesús le dijo a la gente:" Te dejaré y tú me buscarás, pero morirás en tus pecados. No puedes venir adonde voy".
Entonces los judíos preguntaron: "¿Se matará a sí mismo? ¿Es por eso por lo que dijo, 'No puedes venir a donde voy'?

Jesús dijo: "Ustedes son de aquí abajo, pero yo soy de arriba. Perteneces a este mundo, pero yo no pertenezco a este mundo. Entonces te dije que morirías en tus pecados. Sí, morirás en tus pecados si no crees que yo soy él."

Entonces, lo más cercano que podemos decir es que el Señor Jesús tiene dos partes que están conectadas. Una parte (el Espíritu) es una parte de Dios, compartida con el Padre.   Una parte (la vida / alma humana) está unida a Dios, porque está unida a su Espíritu.

Su cuerpo no es Dios, pero está habitado por Dios, como la Tienda de Moisés y el templo de Salomón en la Biblia Torah / Taurat / Hebrew.

Cuando Dios usó a Moisés para sacar a su pueblo de Egipto, hizo que Moisés construyera una tienda santa para un santuario y lugar para sacrificios y adoración. Después de que Moisés terminó de construirlo, Dios envió su presencia o gloria (en forma de una nube brillante) a ella:
Entonces la nube cubrió la Tienda de la Reunión. La gloria de Jehová llenó la tienda santa. Moisés no pudo entrar en la Tienda de la Reunión porque la nube se había posado en ella. La gloria de Jehová llenó la tienda santa.   El pueblo de Israel continuó sus viajes. Cuando la nube se elevó desde arriba de la tienda sagrada, comenzaron. Pero si la nube no se levantaba, no comenzaban. Se quedaron hasta el día que se levantó.   Entonces la nube del SEÑOR estaba sobre la tienda santa durante el día. El fuego estaba en la nube por la noche. Toda la comunidad de Israel podría ver la nube durante todos sus viajes. 
La tienda santa fue establecida. Era la tienda donde se guardaban las tablas del pacto. El día en que se creó, la nube lo cubrió. Desde la tarde hasta la mañana, la nube que estaba encima de la tienda parecía fuego. Eso es lo que continuó sucediendo. La nube cubrió la tienda. Por la noche, la nube parecía fuego. 
El templo que fue construido por Salomón era un lugar donde Dios estaba presente: su gloria descendía a él de modo que su presencia estaba allí, pero eso no significaba que Dios ya no estaba más en el cielo.
Cuando Salomón terminó de orar, el fuego descendió del cielo y quemó el holocausto y los sacrificios. La gloria del Señor llenó el Templo. Los sacerdotes no pudieron entrar en el templo de Jehová, porque la gloria del SEÑOR lo había llenado. Cuando todo el pueblo de Israel vio descender el fuego del cielo y la gloria del SEÑOR sobre el Templo, se postraron en el suelo con la cara hacia tierra. Ellos adoraron y dieron gracias al SEÑOR, diciendo: "Él es bueno; su amor continúa para siempre".
Dios es demasiado"grande" para vivir solo en un templo, pero Él todavía estaba presente allí.
"Entonces Salomón estaba de pie frente al altar del SEÑOR, y todos los israelitas estaban parados detrás de él. Extendió sus manos ... Luego se arrodilló frente a todo el pueblo de Israel reunido allí, y extendió sus manos hacia el cielo. dijo:"Señor, Dios de Israel, no hay dios como tú en el cielo o en la tierra. Mantén tu acuerdo de amor con tus siervos que te siguen verdaderamente ..." Pero, Dios, ¿puedes vivir aquí en la tierra con El cielo y el lugar más alto en el cielo no pueden contenerlo. Seguramente esta casa que he construido no puede contenerlo.
Cuando los babilonios conquistaron Jerusalén, derribaron el templo. Las paredes y el techo e incluso la base fueron destruidos. Mataron el Templo, pero no mataron a Dios que tenía su presencia allí.

De la misma manera, Jesús fue un templo. Dios habitó Su cuerpo, y cuando su cuerpo fue asesinado, eso no mató a Dios.

Jesús se refirió a esto una vez en su argumento con los judíos:
Algunos de su pueblo le dijeron a Jesús:"Muéstranos un milagro para demostrar que tienes derecho a hacer estas cosas". Jesús les respondió:" Destruyan este templo, y lo construiré nuevamente en tres días". Ellos respondieron:" tomó cuarenta y seis años para construir este templo! ¿De verdad crees que puedes construirlo de nuevo en tres días?"(Pero el templo que Jesús quiso decir era su propio cuerpo. Después de que Jesús resucitó de entre los muertos, sus seguidores recordaron que Jesús había dicho esto. Entonces creyeron las Escrituras y las palabras Jesús había dicho).
Entonces, el cuerpo humano de Jesús podría ser asesinado, pero no sin que Jesús lo permita. No podían matar a Jesús a menos que Jesús los dejara. Específicamente dijo que nadie podía quitarle su vida de él, pero solo él podía dar su vida. Y también tenía el poder de volver a subirlo, algo que NO MERE HUMAN puede hacer.
El Padre me ama porque doy mi vida para poder recuperarla. Nadie me lo quita; Doy mi propia vida libremente. Tengo derecho a dar mi vida, y tengo derecho a devolverla. Esto es lo que mi Padre me ordenó que hiciera."
Dijo que cuando destruyeran Su cuerpo, Él mismo lo levantaría de nuevo. Él todavía tenía el poder después de que su cuerpo murió, para poder resucitar a sí mismo de entre los muertos (como parte de Dios).

Entonces, de los pasajes anteriores, Él probó la muerte, pero lo hizo para destruir el poder de la muerte sobre los humanos. La muerte era su enemigo y, al morir, venció a la muerte en su resurrección. Y cumplirá la promesa de Dios en la Biblia hebrea para eliminar la muerte.

¡Aquí están algunos de los pasajes que hablan sobre esta buena noticia!
"Dado que estos niños son personas con cuerpos físicos, Jesús mismo se hizo como ellos. Lo hizo para que, al morir, pudiera destruir a aquel que tiene el poder de la muerte —el diablo— y liberar a todos los que fueron como esclavos toda su vida. debido a su miedo a la muerte"
Dios prometió esto 700 años antes de que Dios el Hijo viniera a la tierra y tomara una vida y un cuerpo humanos:
El Señor Todopoderoso preparará una fiesta en esta montaña para todas las personas.   Será una fiesta con la mejor comida y el mejor vino, la mejor carne y el mejor vino. En esta montaña Dios destruirá el velo que cubre todas las naciones, el velo que cubre a todos los pueblos; Él destruirá la muerte para siempre.  El Señor DIOS enjugará cada lágrima de cada rostro.
Te liberaré del poder de la tumba.   Te salvaré de la muerte.   Muerte, ¿dónde están tus plagas? Grave, ¿dónde está tu poder para destruir?
Y Él cumplió esto a través de Cristo y continuará este trabajo hasta el final:
Cristo fue el primero en ser resucitado. Cuando Cristo venga de nuevo, aquellos que le pertenecen serán resucitados, y entonces vendrá el fin. En ese momento Cristo destruirá a todos los gobernantes, autoridades y poderes, y él entregará el reino a Dios el Padre. Cristo debe gobernar hasta que ponga a todos los enemigos bajo su control. El último enemigo que se destruirá será la muerte.
A través de Cristo Jesús, Dios nos dio esa gracia incluso antes de que el tiempo comenzara. Ahora se ha hecho conocido a través de la venida de nuestro Salvador, Cristo Jesús. Él ha destruido la muerte. Debido a las buenas noticias, él ha traído vida a la luz. Esa vida nunca muere.
Entonces, el hombre no mató a Dios. Dios el Hijo tomó una vida humana y un cuerpo humano para que PODRÍA MORIR, como una forma de DESTRUIR la muerte para las personas que eran SOLAMENTE humanos (nosotros).

12 hechos históricos sobre la resurrección de Jesús aceptados por los eruditos

resurrección de Jesús aceptados por los eruditos

Cuando el historiador desea aprender sobre la vida y el ministerio de Jesús, evalúa las fuentes primarias (los evangelios, las epístolas paulinas y el resto del Nuevo Testamento) usando lo que se conoce como el Criterio de autenticidad. A través de este proceso, el historiador puede llegar a la conclusión de que los relatos del evangelio son generalmente confiables cuando informan sobre los hechos y dichos de Jesús.

Este proceso asigna probabilidad a los hechos y dichos de Jesús, y, por supuesto, mientras mayor sea la probabilidad, más confianza podemos tener en un supuesto dicho o evento. Hay varios aspectos de este criterio que los académicos aplican rutinariamente en su trabajo profesional. Se identifican como atestación múltiple, disimilitud con la enseñanza cristiana, los semitismos lingüísticos, las huellas del medio palestino, la retención de material vergonzoso, la coherencia con otro material auténtico, etc.

Este método tiene como objetivo afirmar condiciones de historicidad suficientes, no necesarias. En otras palabras, podríamos conceder que un dicho de Jesús es a la vez atestiguado y disímil, pero no embarazoso. Sin embargo, si el historiador concediera la vergüenza como una condición necesaria de autenticidad para el dicho de Jesús, entonces tendría que ser visto como no auténtico.

Sin embargo, ese sería obviamente el enfoque equivocado, ya que tanto la certificación múltiple como la diferencia serían suficientes para afirmar la autenticidad. El criterio no es infalible y puede confundirse, sin embargo, permanece, que pueden ser generalmente aceptados como indicaciones de autenticidad.

Criterios para la confiabilidad histórica


El filósofo William Lane Craig describe varios criterios que pueden usarse para establecer la probabilidad de un evento específico (S) atribuido a Jesús {1}:
  • (1) Congruencia histórica: S se ajusta a hechos históricos conocidos sobre el contexto en el que se dice que S ocurrió.
  • (2) Certificación temprana independiente: S aparece en múltiples fuentes que están cerca del momento en el que supuestamente ha ocurrido S y que no dependen ni una de la otra ni una fuente común.
  • (3) Vergüenza: S es incómodo o contraproducente para las personas que sirven como fuente de información para S
  • (4) Disimilaridad: S es diferente de las formas de pensamiento judías anteriores y/o a diferencia de las formas de pensamiento cristianas posteriores.
  • (5) Semitismos: huellas en la narrativa de las formas lingüísticas arameas o hebreas.
  • (6) Coherencia: S es consistente con hechos ya establecidos sobre Jesús.
Si un dicho/evento de Jesús puede pasar uno o más de estos criterios, entonces uno puede estar en una buena posición para afirmar su historicidad. Debemos tener en cuenta que esta lista no presupone la confiabilidad general de los evangelios ni la inspiración del Nuevo Testamento. En cambio, se enfocan en un dicho/evento particular y dan una razón para pensar que un aspecto específico de la vida de Jesús es histórico independiente de la confiabilidad general del documento.

Sin embargo, sería beneficioso para el historiador si se demostrara que los evangelios son generalmente confiables, aunque el criterio no depende de ello, como explica: Aaron Blake: "Debe notarse que este enfoque no asume la inerrancia o inspiración divina de ningún Nuevo Documento del testamento Más bien, simplemente sostiene que estas escrituras son documentos históricos escritos durante el primer siglo DC " {6}.

Hechos aceptados por los eruditos


Usando este método, muchos detalles importantes de la vida de Jesús pueden ser razonablemente establecidos. Esto incluiría, pero no se limita a, sus reclamos personales radicales, su crucifixión, entierro en la tumba, el descubrimiento de la tumba vacía, apariciones post mortem, y que sus discípulos llegaran a creer de repente que Dios lo había levantado del muerto. De hecho, el exégeta y filósofo de la religión Gary Habermas ha identificado 12 de estos hechos después de examinar unos tres mil artículos escritos por historiadores profesionales {2} {3}:
  • 1. Jesús murió por crucifixión. 
  • 2. Fue enterrado. 
  • 3. Su muerte causó que los discípulos se desesperaran y perdieran la esperanza. 
  • 4. La tumba estaba vacía (la más disputada). 
  • 5. Los discípulos tenían experiencias que creían que eran apariencias literales de Jesús resucitado (la prueba más importante). 
  • 6. Los discípulos fueron transformados de escépticos a proclamadores valientes. 
  • 7. La resurrección fue el mensaje central. 
  • 8. Predicaron el mensaje de la resurrección de Jesús en Jerusalén. 
  • 9. La Iglesia nació y creció. 
  • 10. Los judíos ortodoxos que creyeron en Cristo hicieron del domingo su día principal de adoración. 
  • 11. Santiago se convirtió a la fe cuando vio al Jesús resucitado (Santiago era un escéptico de la familia).
  • 12. Pablo se convirtió a la fe (Pablo era un escéptico externo).
Habermas explica que el método de los hechos mínimos "considera únicamente aquellos datos que están tan fuertemente atestiguados históricamente que son otorgados por casi todos los estudiosos del tema, incluso los más escépticos" {4}.

El hecho cuatro (la tumba vacía) es el hecho más controvertido, sin embargo, sigue siendo una opinión mayoritaria, con aproximadamente dos tercios de académicos profesionales (incluidos los ateos) que lo aceptan {5}. Describí ocho de esos motivos por los cuales la evidencia de la tumba vacía es persuasiva.

Referencias bibliográficas:
  • {1}. Craig, W. 2013. A Reasonable Response. Also see, Craig, W. 2014. Gospel Authorship – Who Cares? Available.
  • {2}. 12 Historical Facts (Most Critical Scholars Believe These 12 Items). Available.
  • {3}. Habermas, G. 2012. The Minimal Facts Approach to the Resurrection of Jesus: The Role of Methodology as a Crucial Component in Establishing Historicity. Available.
  • {4}. Habermas, G. & Licona, M. 2004. The Case for the Resurrection of Jesus. p. 44.
  • {5}. Craig, W. What Do Scholars Believe About the Resurrection of Jesus? Available(video).
  • {6}. Blake, A. 2010. The Facts of the Resurrection. Available.

6 evidencias históricas a favor de la resurrección de Cristo

6 evidencia histórica a favor de la resurrección de Cristo

La evidencia histórica de la resurrección de Cristo es muy buena. Académicos como William Lane Craig, JP Moreland, Gary Habermas y otros han hecho un trabajo especialmente bueno al detallar esa evidencia. 1 el objetivo de este artículo es ofrecer una especie de síntesis de algunos de sus puntos clave y mostrar la fuerza de la evidencia histórica de la resurrección de Cristo.

Un método comúnmente usado hoy para determinar la historicidad de un evento es "inferencia a la mejor explicación". William Lane Craig describe esto como un enfoque donde "comenzamos con la evidencia disponible para nosotros y luego deducimos lo que, de ser cierto, proporcionaría la mejor explicación de esa evidencia". En otras palabras, debemos aceptar un evento como histórico si proporciona la mejor explicación para la evidencia que lo rodea.

Índice [mostrar]

    Cuando miramos la evidencia, la verdad de la resurrección emerge muy claramente como la mejor explicación. No hay otra teoría que incluso se acerque a la contabilidad de la evidencia. Por lo tanto, hay bases históricas sólidas para la verdad de que Jesucristo resucitó de entre los muertos.

    Quizás te puedan interesar estos otros artículos:
    Vale la pena señalar que, al establecer la historicidad de la resurrección, no necesitamos suponer que el Nuevo Testamento está inspirado por Dios o incluso confiable. Si bien creo estas cosas, nos vamos a centrar aquí en tres verdades que incluso los eruditos críticos admiten. En otras palabras, estas tres verdades son tan fuertes que son aceptadas por historiadores serios de todo tipo. Por lo tanto, cualquier teoría debe ser capaz de explicar adecuadamente estos datos.

    Las tres premisas son:

    • La tumba en la que Jesús fue enterrado fue descubierta vacía por un grupo de mujeres el domingo siguiente a la crucifixión.
    • Los discípulos de Jesús tuvieron experiencias reales con alguien a quien creían que era el Cristo resucitado.
    • Como resultado de la predicación de estos discípulos, que tenía la resurrección en el centro, la iglesia cristiana se estableció y creció.
    Prácticamente todos los estudiosos que se ocupan de la resurrección, cualquiera que sea su escuela de pensamiento, aceptan estas tres verdades. Veremos que la resurrección de Cristo es la mejor explicación para cada uno de ellos individualmente. Pero luego veremos, aún más significativamente, que cuando estos hechos se toman en conjunto, tenemos un caso aún más poderoso para la resurrección, porque el escéptico no tendrá que explicar solo un hecho histórico, sino tres. Estas tres verdades crean una cuerda de tres cuerdas fuertemente tejida que no se puede romper.

    La tumba vacía


    Para empezar, ¿cuál es la evidencia de que la tumba en la que Jesús fue enterrado fue descubierta vacía por un grupo de mujeres el domingo siguiente a la crucifixión?

    Primero, la resurrección fue predicada en la misma ciudad donde Jesús había sido sepultado poco antes. Los discípulos de Jesús no fueron a un lugar oscuro donde nadie había oído hablar de Jesús para comenzar a predicar sobre la resurrección, sino que comenzaron a predicar en Jerusalén, la misma ciudad donde Jesús murió y fue sepultado. No podrían haber hecho esto si Jesús todavía estuviera en su tumba, nadie los hubiera creído. Nadie sería tan tonto como para creer que un hombre había resucitado de la muerte cuando su cuerpo yacía muerto en la tumba para que todos lo vieran. Como escribe Paul Althaus, la proclamación de la resurrección "no se pudo haber mantenido en Jerusalén durante un solo día, durante una hora, si el vacío de la tumba no se había establecido como un hecho para todos los interesados".

    Segundo, los primeros argumentos judíos contra el cristianismo admiten la tumba vacía. En Mateo 28: 11-15, se hace referencia al intento del judío de refutar al cristianismo diciendo que los discípulos robaron el cuerpo. Esto es significativo porque muestra que los judíos no negaron la tumba vacía. En cambio, su teoría del "cuerpo robado" admitió la verdad significativa de que la tumba estaba vacía. El Toledoth Jesu, una compilación de las primeras escrituras judías es otra fuente que reconoce esto. Reconoce que la tumba estaba vacía e intenta explicarla. Además, tenemos un registro de un debate del siglo II entre un cristiano y un judío, en el que se hace referencia al hecho de que los judíos afirman que el cuerpo fue robado. Así que está bastante bien establecido que los primeros judíos admitieron la tumba vacía.

    ¿Porque es esto importante? Recuerde que los líderes judíos se oponían al cristianismo. Ellos fueron testigos hostiles. Al reconocer la tumba vacía, estaban admitiendo la realidad de un hecho que ciertamente no estaba a su favor. Entonces, ¿por qué iban a admitir que la tumba estaba vacía a menos que la evidencia fuera demasiado fuerte para ser negada? El Dr. Paul Maier llama a esto "evidencia positiva de una fuente hostil. En esencia, si una fuente admite un hecho que decididamente no está a su favor, el hecho es genuino".

    Tercero, la cuenta de la tumba vacía en el evangelio de Marcos se basa en una fuente que se originó dentro de los siete años del evento que narra. Esto coloca la evidencia de la tumba vacía demasiado pronto para ser legendaria, y hace que sea mucho más probable que sea precisa. ¿Cuál es la evidencia de esto? Enumeraré dos piezas. Un comentarista alemán sobre Mark, Rudolf Pesch, señala que esta fuente anterior a Markan nunca menciona al sumo sacerdote por su nombre. "Esto implica que Caiaphas, quien sabemos que era sumo sacerdote en ese momento, todavía era sumo sacerdote cuando la historia comenzó a circular". Porque "si hubiera sido escrito después del mandato de Caifás", su nombre debería haber sido usado para distinguirlo del próximo sumo sacerdote. Pero como Caifás fue sumo sacerdote del año 18 al 37 DC, esta historia comenzó a circular no más tarde. que AD 37,) presuponen la cuenta de Markan, que implica que la fuente de Markan se remonta a los primeros años "del cristianismo (Craig). Por lo tanto, la fuente original que Mark utilizó pone el testimonio de la tumba vacía demasiado pronto para ser legendaria.

    Cuarto, la tumba vacía está respaldado por la confiabilidad histórica de la historia del entierro. Los eruditos del NT coinciden en que la historia del entierro es uno de los hechos mejor establecidos sobre Jesús. Una razón para esto es la inclusión de José de Arimatea como el que enterró a Cristo. un miembro del Sanhedrein judío, una especie de corte suprema judía. Las personas de esta clase dominante eran simplemente demasiado conocidas por historias ficticias acerca de que se las quitara de esta manera. Esto habría expuesto a los cristianos como fraudes. Así que no podían He circulado una historia sobre él enterrando a Jesús a menos que fuera cierto. Además, si la cuenta del entierro era legendaria, uno esperaría encontrar tradiciones conflictivas, que no tenemos.

    ¿Pero cómo la confiabilidad del entierro de Jesús sostiene que la tumba estaba vacía? Debido a que la cuenta de enterramiento y la cuenta de la tumba vacía tienen vínculos gramaticales y lingüísticos, lo que indica que son una cuenta continua. Por lo tanto, si la cuenta de enterramiento es precisa, es probable que la tumba vacía también sea precisa. Además, si la cuenta del entierro es exacta, todos sabían dónde estaba enterrado Jesús. Esta habría sido una evidencia decisiva para refutar a los primeros cristianos que predicaban la resurrección, porque si la tumba no hubiera estado vacía, habría sido evidente para todos y los discípulos habrían sido expuestos como fraudes en el peor, o locos en el mejor de los casos.

    Quinto, la tumba de Jesús nunca fue venerada como un santuario. Esto es sorprendente porque fue la costumbre del siglo I de establecer un santuario en el sitio de los huesos de un hombre santo. Había al menos 50 de tales citas en los días de Jesús. Como no había tal santuario para Jesús, sugiere que sus huesos no estaban allí.

    Sexto, el relato de Mark sobre la tumba vacía es simple y no muestra signos de desarrollo legendario. Esto es muy evidente cuando lo comparamos con el evangelio de Pedro, una falsificación de aproximadamente 125. Esta leyenda cuenta con todos los líderes judíos, guardias romanos y mucha gente del campo reunida para observar la resurrección. Luego, tres hombres salen de la tumba, con sus cabezas extendidas hacia las nubes. ¡Entonces una cruz que habla sale de la tumba! ¡Así es como se ve la leyenda, y no vemos nada de eso en el relato de Marcos sobre la tumba vacía, o en cualquier otro lugar de los evangelios para el caso!

    Séptimo, la tumba fue descubierta vacía por mujeres. ¿Porque es esto importante? Porque el testimonio de las mujeres en la cultura judía del siglo I fue considerado inútil. Como dice Craig, "si la historia de la tumba vacía era una leyenda, es muy probable que los discípulos varones fueran los primeros en descubrir la tumba vacía. El hecho de que las mujeres menospreciadas, cuyo testimonio se consideraba inútil, eran las principales los testigos del hecho de la tumba vacía solo pueden ser plausiblemente explicados si, les guste o no, en realidad fueron los descubridores de la tumba vacía ".

    Debido a la fuerte evidencia de la tumba vacía, los estudiosos más recientes no lo niegan. DH Van Daalen ha dicho: "Es extremadamente difícil oponerse a la tumba vacía por motivos históricos, los que lo niegan lo hacen sobre la base de suposiciones teológicas o filosóficas". Jacob Kremer, que se ha especializado en el estudio de la resurrección y crítico del NT, ha dicho: "La mayoría de los exegetas sostienen con certeza la fiabilidad de las declaraciones bíblicas sobre la tumba vacía" y enumera a veintiocho eruditos para respaldar su fantástico reclamo.

    Estoy seguro de que has oído hablar de las diversas teorías utilizadas para explicar la tumba vacía, como que el cuerpo fue robado. Pero todos los eruditos serios se ríen de esas teorías hoy. De hecho, han sido considerados muertos y refutados durante casi cien años. Por ejemplo, los judíos o los romanos no tenían ningún motivo para robar el cuerpo: querían suprimir el cristianismo, no alentarlo proporcionándole una tumba vacía. Los discípulos tampoco tendrían ningún motivo. Debido a su predicación sobre la resurrección, fueron golpeados, asesinados y perseguidos. ¿Por qué pasarían por todo esto por una mentira deliberada? Ningún erudito serio tiene ninguna de estas teorías hoy. ¿Qué explicación, entonces, ofrecen los críticos, usted puede preguntar? Craig nos dice que "se confiesan sin ninguna explicación que ofrecer". Simplemente no hay una explicación natural plausible para explicar que la tumba de Jesús está vacía. Si negamos la resurrección de Jesús, nos quedamos con un misterio inexplicable. "La resurrección de Jesús no es solo la mejor explicación para la tumba vacía, ¡es la única explicación en la ciudad!

    Las apariciones de resurrección


    Luego, hay evidencia de que los discípulos de Jesús tuvieron experiencias reales con alguien a quien creían que era el Cristo resucitado. Esto no se disputa comúnmente hoy porque tenemos el testimonio de los mismos discípulos originales que vieron a Jesús vivo otra vez. Y no necesita creer en la fiabilidad de los evangelios para creer esto. En 1 Corintios 15: 3-8, Pablo registra un antiguo credo sobre las apariciones de muerte, sepultura y resurrección de Jesús que es mucho más temprano que la carta en la cual Pablo lo está registrando:

    Porque os entregué, como primordial, lo que también recibí, que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día según las Escrituras, y que apareció para Cefas, luego a los doce. Después de eso, se apareció a más de quinientos hermanos a la vez ...

    En general, los eruditos críticos están de acuerdo en que Pablo recibe este credo de Pedro y Santiago entre 3 y 5 años después de la crucifixión. Ahora, Pedro y Santiago se enumeran en este credo como haber visto a Cristo resucitado. Dado que ellos son los que le dieron este credo a Pablo, esto es por lo tanto una declaración de su propio testimonio. Como ha dicho el erudito judío Pinchahs Lapide, este credo "puede considerarse la declaración de los testigos".

    Ahora, reconozco que solo porque los discípulos creen que vieron a Jesús no significa automáticamente que realmente lo hicieron.

    Hay tres alternativas posibles:

    • Estaban mintiendo
    • Ellos alucinaron
    • Realmente vieron al Cristo resucitado
    ¿Cuál de estos es más probable? ¿Estaban mintiendo? Según esta visión, los discípulos sabían que Jesús realmente no había resucitado, pero inventaron esta historia acerca de la resurrección. Pero entonces, ¿por qué 10 de los discípulos murieron voluntariamente como mártires por su creencia en la resurrección? La gente a menudo morirá por una mentira que creen que es la verdad. Pero si Jesús no se levantó, los discípulos lo supieron. Por lo tanto, no solo habrían estado muriendo por una mentira que erróneamente creyeron que era verdad. Habrían estado muriendo por una mentira que sabían que era una mentira. Diez personas no darían la vida por algo que saben que es una mentira. Además, después de presenciar eventos como Watergate, ¿podemos razonablemente creer que los discípulos pudieron haber ocultado tal mentira?

    Debido a lo absurdo de la teoría de que los discípulos estaban mintiendo, podemos ver por qué casi todos los eruditos admiten hoy que, al menos, los discípulos al menos creían que Jesús se les había aparecido. Pero sabemos que solo creer que algo es cierto no lo hace cierto. ¿Quizás los discípulos estaban equivocados y habían sido engañados por una alucinación?

    La teoría de la alucinación es insostenible porque no puede explicar la naturaleza física de las apariencias. Los discípulos registran comer y beber con Jesús, así como tocarlo. Esto no se puede hacer con alucinaciones. En segundo lugar, es muy poco probable que todos hayan tenido la misma alucinación. Las alucinaciones son altamente individuales, y no proyecciones grupales. Imagínense si entro aquí y les digo, "¿no fue ese un gran sueño que tuve anoche?" Las alucinaciones, como los sueños, generalmente no se transfieren así. Además, la teoría de la alucinación no puede explicar la conversión de Pablo, tres años después. ¿Estaba Pablo, el perseguidor de los cristianos, tan deseoso de ver al Jesús resucitado que su mente también inventó una apariencia? Y quizás lo más significativo,

    Como los discípulos no podían haber estado mintiendo o alucinando, solo nos queda una explicación posible: los discípulos creían que habían visto a Jesús resucitado porque realmente habían visto a Jesús resucitado. Entonces, las apariciones de resurrección solo demuestran la resurrección. Por lo tanto, si rechazamos la resurrección, nos queda un segundo misterio inexplicable: primero, la tumba vacía y ahora las apariencias.

    El origen de la fe cristiana


    Finalmente, la existencia de la iglesia cristiana es una fuerte prueba para la resurrección. ¿Por qué es esto? Porque incluso los estudiosos más escépticos del NT admiten que los discípulos al menos creían que Jesús había resucitado de la tumba. Pero ¿cómo podemos explicar el origen de esa creencia? William Lane Craig señala que hay tres causas posibles: influencias cristianas, influencias paganas o influencias judías.

    ¿Podrían haber sido influencias cristianas? Craig escribe: "Dado que la creencia en la resurrección fue en sí misma la base del cristianismo, no puede explicarse como el producto posterior del cristianismo". Además, como vimos, si los discípulos lo inventaron, entonces fueron fraudes y mentirosos, alternativas que hemos demostrado que son falsas. También hemos demostrado la improbabilidad de que alucinaran esta creencia.

    Pero ¿qué hay de las influencias paganas? ¿No se señala a menudo que había muchos mitos de dioses salvadores moribundos y en ascenso en la época del cristianismo? ¿No pudieron los discípulos haber sido engañados por esos mitos y haberlos copiado en sus propias enseñanzas sobre la resurrección de Cristo? En realidad, los eruditos serios casi han rechazado esta teoría desde la Segunda Guerra Mundial, por varias razones. Primero, se ha demostrado que estas religiones de misterio no tuvieron mayor influencia en Palestina en el siglo primero. En segundo lugar, la mayoría de las fuentes que contienen paralelos se originaron después de que se estableció el cristianismo. En tercer lugar, la mayoría de las similitudes son a menudo aparentes y no reales, como resultado de una terminología descuidada por parte de quienes las explican. Por ejemplo, un crítico intentó argumentar que una ceremonia de matar un toro y dejar que la sangre gotee sobre los participantes era paralela a la sagrada comunión. En cuarto lugar, los primeros discípulos eran judíos, y hubiera sido impensable que un judío tomara prestado de otra religión. Porque eran celosos en su creencia de que las religiones paganas eran aborrecibles para Dios.

    Las influencias judías tampoco pueden explicar la creencia en la resurrección. El judaísmo del primer siglo no tenía ninguna concepción de un solo individuo resucitando de entre los muertos en el medio de la historia. Su concepto siempre fue que todos serían criados juntos al final de los tiempos. Entonces, la idea de que un individuo se levantara en el medio de la historia era extraño para ellos. Por lo tanto, el judaísmo de ese día nunca pudo haber producido la hipótesis de la resurrección. Este es también otro buen argumento en contra de la teoría de que los discípulos estaban alucinando. Los psicólogos le dirán que las alucinaciones no pueden contener nada nuevo, es decir, que no pueden contener ninguna idea que no esté de alguna manera en su mente. Como los primeros discípulos eran judíos, no tenían idea de que el mesías resucitara de los muertos en el medio de la historia. Así, nunca hubieran alucinado acerca de una resurrección de Cristo. En el mejor de los casos, habrían alucinado que había sido transportado directamente al cielo, ya que Elijah había estado en el AT, pero nunca hubieran alucinado una resurrección.

    Entonces, vemos que si la resurrección no sucedió, no hay una forma plausible de dar cuenta del origen de la fe cristiana. Nos quedaríamos con un tercer misterio inexplicable.

    Tres hechos independientes


    Estos son tres hechos establecidos independientemente que hemos establecido. Si negamos la resurrección, nos quedan al menos tres misterios inexplicables. Pero hay una explicación mucho, mucho mejor que una apelación débil al misterio o un atractivo exagerado para un cuerpo robado, alucinación y religión misteriosa. ¡La mejor explicación es que Cristo en realidad resucitó de entre los muertos! Incluso si tomamos cada hecho por sí mismo, tenemos suficiente evidencia. Pero tomados en conjunto, vemos que la evidencia se vuelve aún más fuerte. Por ejemplo, incluso si se explicaran dos de estos hechos, todavía existiría la tercera verdad para establecer el hecho de la resurrección.

    Estos tres hechos establecidos independientemente también hacen que las explicaciones alternativas sean menos plausibles. En general, se acepta que se acepte la explicación con el mejor alcance explicativo. Es decir, la teoría que explica la mayor parte de la evidencia es más probable que sea cierta. La resurrección es la única hipótesis que explica toda la evidencia. Si negamos la resurrección, debemos proponer tres explicaciones naturales independientes, no solo una. Por ejemplo, tendrías que proponer que los judíos robaron el cuerpo, luego los discípulos alucinaron, y de alguna manera las religiones paganas de misterio influyeron en sus creencias para hacerlos pensar en una resurrección. Pero ya hemos visto la inverosimilitud de tales teorías. Y tratar de combinarlos solo empeorará las cosas. Como dijo Gary Habermas, " La combinación de tres teorías improbables no producirá una explicación probable. Realmente aumentará el grado de improbabilidad. Es como poner cubos que se escapan uno dentro del otro, esperando que cada uno ayude a detener las fugas en los demás. Todo lo que obtendrás es un desastre acuoso ".

    ¿Leyenda?


    Antes de examinar, brevemente, las implicaciones de la resurrección, deseo echar un rápido vistazo a quizás la teoría más popular hoy contra la resurrección: que fue una leyenda que se desarrolló con el tiempo. Los hechos que hemos establecido hasta ahora son suficientes para dejar de lado cualquier idea de una leyenda.

    Primero, hemos visto que el testimonio de la resurrección se remonta a las experiencias originales. Recuerde el credo del testigo ocular de 1 Corintios 15: 3-5? Ese es el testimonio de primera mano de Pedro y Juan. Entonces, no es el caso que la creencia de la resurrección evolucionó con el tiempo. En cambio, tenemos el testimonio de las mismas personas que afirmaron haberlo experimentado. Segundo, ¿cómo puede la teoría del mito explicar la evidencia de la tumba vacía? Tercero, la teoría del mito no puede explicar el origen de la fe cristiana, porque ya hemos visto que la verdadera resurrección de Cristo es la única causa adecuada para la creencia de la resurrección. En cuarto lugar, la teoría del mito no puede explicar la conversión de Pablo. ¿Lo convencería un mito? Su conversión fue, de hecho, demasiado pronto para que cualquier mito se haya desarrollado para entonces. ¿Cómo podemos explicar su conversión? ¿Nos atrevemos a acusarlo de mentir cuando dijo que vio a Cristo resucitado?

    Quinto, hemos visto la evidencia de que la historia de la tumba vacía en Marcos fue muy temprano, dentro de los siete años posteriores a los hechos. Eso no es lo suficientemente largo para las leyendas. Sexto, hemos visto que la narrativa de la tumba vacía carece de los rasgos clásicos del desarrollo legendario. Séptimo, los eruditos críticos concuerdan en que el mensaje de la resurrección fue el fundamento de la predicación de la iglesia primitiva. Por lo tanto, no podría haber sido el producto de la iglesia posterior. Noveno, hay muy buena evidencia de que los evangelios y los Hechos fueron escritos muy temprano. Por ejemplo, el libro de Hechos nunca registra la muerte de Pablo, que ocurrió en aproximadamente 64, o la destrucción de Jerusalén, que ocurrió en el 70.

    Dado que tanto Jerusalén como Pablo son jugadores clave en el libro de los Hechos, parece extraño que sus faltas se omitieran. La mejor explicación parece ser que la muerte de Pablo y la destrucción de Jerusalén se omiten porque el libro de Hechos se había completado antes de que sucedieran. Esto significa que Hechos fue escrito antes de los 64 años, cuando murió Pablo. Dado que Hechos es el volumen 2 de los escritos de Lucas, el primero es el libro de Lucas, luego el Evangelio de Lucas fue incluso anterior, tal vez 62. Y dado que la mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que Marcos fue el primer evangelio escrito, ese evangelio habría sido compuesto incluso antes, tal vez a finales de los años 50. Esto nos lleva dentro de veinte años de los eventos, que no es suficiente tiempo para desarrollar leyendas. Entonces la teoría de la leyenda no es muy plausible.

    Sobre la base de la evidencia que hemos visto, me parece que la resurrección es la mejor explicación. Explica la tumba vacía, las apariciones de resurrección y la existencia de la iglesia cristiana. Ninguna otra teoría competitiva puede explicar estos tres hechos. De hecho, ninguna de estas teorías en competencia puede dar una explicación satisfactoria incluso para uno de estos hechos. Entonces parece que la persona racional aceptará que Jesucristo resucitó de entre los muertos.

    La importancia de la resurrección


    Pero, en conclusión, ¿no tenemos que preguntarnos qué implicaciones tiene esto? ¿Por qué eso importa? ¿O es este un viejo pedazo de historia seco y polvoriento que no tiene relevancia para nuestras vidas? Creo que la resurrección es la verdad más importante del mundo. Tiene implicaciones de largo alcance en nuestras vidas.

    Primero, la resurrección demuestra que las afirmaciones que Jesús hizo acerca de sí mismo son verdaderas. ¿Qué dijo Jesús? Él afirmó ser Dios. Uno podría decir: "No creo que haya afirmado ser Dios, porque no creo en la Biblia". Pero el hecho es que incluso si tomamos solo los pasajes que los eruditos escépticos admiten como auténticos, aún se puede demostrar que Jesús afirmó ser Dios. Por lo tanto, es imposible evitar el hecho de que Jesús afirmó ser Dios. Ahora, si Jesús se hubiera quedado muerto en la tumba, sería tonto creer en este reclamo. Pero como resucitó de entre los muertos, sería tonto no creerlo. La resurrección prueba que lo que Jesús dijo acerca de Sí mismo es verdad: Él es completamente Dios y completamente hombre.

    Segundo, ¿alguna vez te has preguntado qué razones hay para creer en la Biblia? ¿Hay buenas razones para creer que fue inspirado por Dios, o es simplemente un montón de mitos y leyendas interesantes? La resurrección de Jesús responde la pregunta. Si Jesús resucitó de entre los muertos, entonces hemos visto que esto valida su pretensión de ser Dios. Si Él es Dios, Él habla con absoluta certeza y autoridad final. Por lo tanto, lo que Jesús dijo sobre la Biblia debe ser cierto. Seguramente vas a aceptar el testimonio de alguien que resucitó de entre los muertos por el testimonio de un escéptico erudito que algún día morirá a sí mismo, sin poder levantarse al tercer día. ¿Qué dijo Jesús sobre la Biblia? Él dijo que fue inspirado por Dios y que no puede error. Aceptaré el testimonio de Jesús sobre lo que me gustaría que fuera cierto y sobre las opiniones de otros hombres y mujeres. Por lo tanto, creo que la Biblia está inspirada por Dios, sin error. No se deje engañar por las numerosas teorías escépticas e incrédulas sobre la Biblia. Confía en Jesús - Él se levantó de entre los muertos.

    Tercero, mucha gente está confundida por las muchas religiones diferentes en el mundo. ¿Son todos de Dios? Pero en un examen más detallado vemos que no todos pueden ser de Dios, porque todos se contradicen entre sí. No todos pueden ser verdad más de 2 + 2 pueden igualar 4 y 5 al mismo tiempo. Por ejemplo, el cristianismo es la única religión que cree que Jesucristo es a la vez Dios y hombre. Todas las demás religiones dicen que él era solo un hombre bueno, y no Dios. Claramente, ¡ambas afirmaciones no pueden ser correctas! Alguien está equivocado. ¿Cómo vamos a saber qué religión es la correcta? Por una simple prueba: ¿cuál religión da la mejor evidencia de su verdad? A la luz de la resurrección de Cristo, creo que el cristianismo tiene las mejores razones detrás de esto.

    Jesús es el único líder religioso que ha resucitado de entre los muertos. Todos los demás líderes religiosos todavía están en sus tumbas. ¿A quién le creerías? Creo que la respuesta es clara: la resurrección de Jesús demuestra que lo que dijo era verdad. Por lo tanto, debemos aceptar que su declaración es el único camino a Dios: "Yo soy el camino, la verdad y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14: 6).

    Cuarto, la resurrección de Cristo demuestra que Dios juzgará el mundo algún día. El apóstol Pablo dijo: "Dios ahora está declarando a los hombres que en todas partes deben arrepentirse, porque Él ha fijado un día en que juzgará al mundo con justicia por medio de un hombre a quien ha designado, habiendo presentado pruebas a todos los hombres al criarlo. de los muertos ". La resurrección de Cristo demuestra algo muy personal y significativo para cada uno de nosotros: tendremos que rendir cuentas de nosotros mismos a un Dios santo. Y si somos honestos con nosotros mismos, tendremos que admitir que no estamos a la altura de su estándar. Somos pecadores y, por lo tanto, merecemos ser condenados en Su juicio.

    Lo que nos lleva a nuestro quinto punto. La resurrección de Cristo proporciona una esperanza genuina para la vida eterna. ¿Por qué? Porque Jesús dice que, al confiar en Él, seremos perdonados de nuestros pecados y así evitaremos ser condenados en el juicio. El NT no solo nos dice que Cristo resucitó de entre los muertos y nos deja preguntándonos por qué lo hizo. Responde que lo hizo porque somos pecadores. Y debido a que hemos pecado, merecemos el juicio de Dios. Como Dios es justo, no puede simplemente dejar ir nuestros pecados. La pena por nuestros pecados debe ser pagada.

    La buena noticia es que Dios, por su amor, se hizo hombre en Jesucristo para pagar la pena por los pecadores. En la cruz, Jesús murió en el lugar de aquellos que vendrían a creer en él. Él tomó sobre Sí Mismo la misma muerte que merecemos. El apóstol Pablo dice "Él fue entregado a causa de nuestros pecados". Pero el apóstol Pablo continúa diciendo "Él fue resucitado por nuestra justificación". Pablo dice que la resurrección de Cristo prueba que su misión para vencer el pecado fue exitosa. Su resurrección prueba que Él es un Salvador que no solo está dispuesto, sino que también puede, para librarnos de la ira de Dios que viene en el día del juicio. El perdón que Jesús murió y resucitó para proveer se les da a aquellos que confían en Él para la salvación y un futuro feliz.

    Permítanme cerrar con la sexta razón por la cual la resurrección es significativa. La Biblia dice que la resurrección de Cristo es el patrón que seguirán aquellos que creen en él. En otras palabras, aquellos que creen en Cristo algún día serán resucitados por Dios tal como lo fue El. La resurrección demuestra que aquellos que confían en Cristo no estarán sujetos en la eternidad a una existencia mitad humana en solo sus almas. Demuestra que nuestros cuerpos resucitarán algún día. Debido a la resurrección de Cristo, los creyentes algún día experimentarán, para siempre, la libertad de tener un alma y un cuerpo glorificados.

    Fuentes bibliográficas:
    • 1 See William Lane Craig's Reasonable Faith and The Son Rises, J.P. Moreland's Scaling the Secular City, and Gary Habermas' The Case for the Resurrection of Jesus and Did Jesus Rise from the Dead?, a debate with then-atheist Anthony Flew.

    3 afirmaciones auténticas e históricos que hizo Jesús acerca su deidad

    3 afirmaciones históricas auténticas que hizo Jesús acerca su deidad

    He tratado diferentes artículos en mí blog exponiendo tanto la evidencia como el escrutinio histórico sobre la existencia de Cristo que ha sido el resultado del arduo trabajo de traducción e investigación entre algunos materiales en ingles que fueron pilares de los mismos. Ergo, la existencia de Cristo es algo inevitable dado que representó una figura histórica bastante relevante en su tiempo y la historia lo sabe.

    Ahora vamos a dejar un lado el lado histórico, y empezaré a tocar más sobre la divinidad de Cristo. Porque de partida puede representar un gran fuerte a la hora de hacer apología a la existencia de Dios.
    Índice [mostrar]

      El Seminario de Jesús y sus métodos de exégesis e interpretación, especialmente en lo que respecta a su sistema de codificación de colores, han sido muy criticados en otros lugares por los estudiosos en general. {1}

      Sin embargo, aparte de eso, la mayoría de los eruditos creen que, entre las palabras históricamente auténticas de Jesús, hay afirmaciones que revelan su autocomprensión divina. Incluso aquellos dentro del Seminario radical de Jesús aceptarían estos dichos. En otras palabras, varios dichos auténticos de Jesús revelan que él se veía a sí mismo como el único y divino Hijo de Dios.{2}

      Aquí la enseñanza de Jesús sobre el Reino de Dios sería un buen ejemplo. La mayoría de los eruditos reconocen que esta enseñanza, la de la venida del Reino o reinado de Dios, estuvo en el corazón del ministerio de Jesús.{3}

      1. "Pero de ese día o esa hora nadie lo sabe ..." (Marcos 13:32)


      En Marcos 13.32 encontramos a Jesús enseñando acerca de la fecha de su segunda venida en Marcos 13.32: "Pero de aquel día o esa hora nadie sabe, ni aun los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino solo el Padre" (ver también Mateo). 24:36).

      Este dicho también satisface el criterio de vergüenza y, por lo tanto, es más probable que sea un dicho auténtico del Jesús histórico. La iglesia primitiva y nuestros autores del evangelio, por ejemplo, obviamente vieron a Jesús como divino. Por lo tanto, es poco probable que hayan inventado un dicho que sugiera un conocimiento o ignorancia limitados por parte de Jesús. Aquí descubrimos que Jesús no sabía el momento de su regreso.

      De nuevo, ¿qué nos dice esto sobre el autoconcepto de Jesús? Primero, revela la propia comprensión de Jesús de que él es el único Hijo de Dios. En segundo lugar, también presenta al lector una escala ascendente de importancia, desde los hombres hasta los ángeles, hasta el Hijo y el Padre. En esta escala, Jesús trasciende a cualquier ser humano o angelical. Esto es información histórica bastante poderosa. Ahora, incluso si uno concede la visión problemática de que Jesús solo dijo un 20% de las palabras que se le atribuyen en nuestros Evangelios, podemos estar seguros de que tenemos las palabras genuinas de Jesús con respecto a su autocomprensión radical. En otras palabras, la autocomprensión radical de Jesús de su naturaleza divina no fue atribuida a él en una etapa posterior por la iglesia primitiva, ni es un producto del embellecimiento mitológico.

      2. La parábola de los inquilinos malvados


      Se puede decir que la autocomprensión radical de Jesús se revela mejor en su parábola de los malvados inquilinos de la viña. Esta parábola está atestiguada en los sinópticos (Marcos 12: 1-12, Mateo 21: 33-46, Lucas 20: 9-19). Mateo y Lucas probablemente derivaron la parábola de Marcos. El evangelio de Marcos proporciona una certificación temprana de la parábola. Incluso los estudiosos escépticos, algunos dentro del Seminario de Jesús, aceptan esto como una parábola genuina de Jesús, dado que también está atestiguado en el segundo Evangelio de Tomás de los últimos siglos (dichos 65-66). La parábola está plagada de simbolismo.{4}

      Según la parábola, el dueño de la viña envía algunos sirvientes a los arrendatarios de la viña para recolectar su fruto. El viñedo simboliza a Israel, el dueño es Dios, los inquilinos son los líderes religiosos judíos, y los siervos son profetas enviados por Dios. Los inquilinos golpean y rechazan a los sirvientes del dueño. Finalmente, el dueño dice: "Enviaré a mi único hijo amado. Escucharán a mi hijo ". Pero, en cambio, los inquilinos matan al hijo porque él es el heredero de la viña.

      La parábola es significativamente informativa con respecto a Jesús y su autocomprensión. Evidentemente, Jesús se consideraba a sí mismo como el hijo especial de Dios, distinto de todos los profetas, el último mensajero de Dios y hasta el heredero de Israel.


      3. "Nadie conoce al Hijo sino el Padre" (Mateo 11:27)


      Considere la declaración de Jesús en Mateo 11:27 que "Todo me ha sido entregado por mi Padre; y nadie conoce al Hijo sino el Padre; y nadie conoce al Padre sino el Hijo y cualquiera a quien el Hijo decida revelarlo "(Paralelo = Lucas 10:22). Hay dos razones que hacen que este sea un dicho genuino y auténtico de Jesús.

      En primer lugar, debido a la declaración temprana del dicho, dado que proviene de una fuente antigua compartida por Mateo y Lucas. Esta fuente se conoce como Q o Q hipotética. Se define como hipotética porque ya no existe. Sin embargo, la mayoría de los eruditos del Nuevo Testamento creen que alguna vez lo hizo. Su existencia probablemente se basó en la redacción textual encontrada en Mateo y Lucas, particularmente cuando registran los mismos eventos y palabras de Jesús.

      La otra razón es el criterio de la vergüenza. Esto dice que es muy poco probable que un autor del Evangelio hubiera simplemente incluido un dicho/ evento que era vergonzoso para su movimiento inicial si ese dicho/ evento en realidad no se hubiera producido. En este caso, es poco probable que la iglesia primitiva inventara este dicho, dado que esencialmente dice que el Hijo es incognoscible ("nadie conoce al Hijo sino el Padre"). Sin embargo, para la iglesia después de la resurrección de Jesús, el mensaje es que podemos conocer al Hijo. Este dicho no puede atribuirse a un producto de la teología de la Iglesia posterior.

      Dado que este dicho pasa el criterio de certificación temprana y vergüenza, es razonable creer que Jesús lo dijo. Pero ¿qué nos dice sobre el autoconcepto de Jesús? Jesús se vio a sí mismo como el exclusivo y absoluto Hijo de Dios y la única revelación de Dios para la humanidad.

      Esto es información histórica bastante poderosa. Ahora, incluso si uno concede la visión problemática de que Jesús solo dijo un 20% de las palabras que se le atribuyen en los Evangelios, podemos estar seguros de que tenemos las palabras genuinas de Jesús con respecto a su autocomprensión radical. En otras palabras, la autocomprensión radical de Jesús de su naturaleza divina no fue atribuida a él en una etapa posterior por la iglesia primitiva, ni es un producto del embellecimiento mitológico.

      Referencias bibliográficas: 

      {1}. Para las críticas ver Allison, D. 1998. Jesús de Nazaret: Profeta milenario ; Wilkins, M. y Moreland, J. 1995. Jesús bajo fuego: la beca moderna reinventa el Jesús histórico ; Wright, NT Jesús y la Victoria de Dios ; Witherington, B. The Jesus Quest: La tercera búsqueda del judío de Nazaret.
      {2}. Craig, W. La Evidencia de Jesús. Disponible .
      {3}. Craig, W. Ibid.
      {4}. Brown, R, y col. 1990. El comentario bíblico de New Jerome. pag. 621; Kilgallen, J. 1989. Un breve comentario sobre el Evangelio de Marcos . pag. 226.

      13 razones por las que los académicos saben que Jesús existió

      13 razones por las que los académicos saben que Jesús existió

      En mi anterior artículo he recopilado 19 referencias no cristianas del Cristo histórico, ahora en este artículo quiero tocar 13 razones por las que los eruditos saben y aceptan ampliamente la existencia de Cristo. Puesto que así podemos contemplarlo a través de la historia, y en esto se centrará el artículo.

      Índice [mostrar]

        A decir verdad, me encuentro bastante fascinado en hacer este tipo de artículos, porque refleja a lo largo de la historia la existencia de Cristo. No se puede escapar de tan pesadas evidencias que lo corroboran.

        Creo que estos tres temas te pueden interesar.

        1. La historia no dice lo contrario


        Si realmente Jesús no hubiera existido históricamente, lo más coherente era esperar que algún grupo de anticristiano hubiera hecho saber esto en algún momento. En efecto, el grupo más hostil que se opuso a Jesús y el cristianismo primitivo fueron los mismos Judíos, sin embargo, a pesar de tener una actitud beligerante, estos dan por sentado la existencia de Jesús al acusar a los discípulos de robar el cuerpo de Jesús de la tumba. (Mateo 28:13)

        En mi artículo anterior donde proporciono referencias no cristianas, también hablo sobre el Talmud Judío, puesto que es un material que se dirige a Jesús de manera beligerante, siendo acusado de traición y llevar a Israel por mal camino.

        Los Judíos sin duda alguna, discreparon y odiaron más al cristianismo que cualquier otro grupo contemporáneo, si estos hubieran expuesto que Jesús era un producto imaginario, o inventado, hubiera sido el fin del cristianismo a largo plazo, sin embargo, no sucede ni una sola vez.

        La polémica de la tumba vacía. Paul Maier en su libro “En la plenitud del tiempo” nos relata que: La polémica sobre la tumba vacía fue aceptada incluso por los judíos, pero estos se empeñaron en dar una explicación natural para ello. Pero esta evidencia dentro de una fuente tan hostil se vuelve una de las evidencias más fuertes.

        ¿Por qué los judíos trataron de explicar la desaparición del cuerpo de Jesús en la tumba? Evidentemente resulta una clara evidencia a favor del Cristo histórico. Paul Maier continua diciendo: Ahora podemos discutir si era el hijo de Dios o no, puedes discutir sobre los aspectos sobrenaturales de su vida, pero en términos del carácter histórico no hay absolutamente ninguna evidencia de que no hubiera existido, sino todo lo contrario. Sin embargo, el tema sobre la naturaleza divina de Cristo, es tema que tocaré en otro artículo.

        2. Los académicos deliberan que la evidencia es persuasiva 


        Los estudiosos el Nuevo Testamento, Bíblicos, historiadores, cristianos primitivos, de todas las épocas, y culturas, han reconocido la existencia de que Jesús existió alguna vez. Bultmann, profesor de estudios del Nuevo Testamento, una vez comentó.

        Por supuesto, la duda sobre si Jesús realmente existió es infundado y no vale la pena refutar. “Ninguna persona sensata puede dudar que Jesús se erige como fundador del movimiento histórico cuya primera etapa distinta etapa representada por la comunidad palestina más antigua.

        Paul Maier, antiguo profesor de historia antigua, escribió: “La evidencia total es tan abrumadora, tan absoluta que sólo los intelectuales más superficiales se atreverían a negar la existencia de Jesús".

        Craig Evans, que es ampliamente conocido por sus escritos sobre el tema del Jesús histórico, dice que "ningún historiador serio de ninguna raya religiosa o no religiosa duda de que Jesús de Nazaret realmente vivió en el primer siglo y fue ejecutado bajo la autoridad de Poncio Pilato, el gobernador de Judea y Samaria. "

        El erudito escéptico del Nuevo Testamento, Bart Ehrman (que ciertamente no es amigo del cristianismo) afirma que: "Estas opiniones son tan extremas (que Jesús no existió) y tan poco convincentes para el 99.99 por ciento de los verdaderos expertos que cualquier persona que los sostiene es tan probable un trabajo de enseñanza en un departamento establecido de religión como un creacionista de seis días es probable que la tierra en un departamento de buena fe de la biología.

        El becario Michael Grant dice:
        "Para resumir, los métodos críticos modernos fallan en apoyar la teoría del mito de Cristo. Ha sido repetidamente contestada y aniquilada por eruditos de primer rango.
        En verdad, la afirmación de que Jesús nunca existió como persona histórica no está en la mesa de la erudición histórica, en palabras de Richard Burridge: "Tengo que decir que no conozco a ningún académico crítico respetable que diga que: (Jesús hizo no existió)".


        3. La crucifixión de Cristo es históricamente cierta


        Hay muchas fuentes independientes o seculares que atestiguan la crucifixión de Jesús. Son muchas, que de hecho que es indudable que Jesús realmente haya muerto crucificado. Encontramos que los cuatro evangelios canónicos (Marcos, Mateo, Lucas, Juan) atestiguan este hecho.

        También encontramos que Serapión, en su carta, se refiere a la crucifixión del "rey sabio". Josefo Flavio en principio de siglo l, se refiere a la crucifixión de Jesús muy vívidamente: "Y cuando Pilato, por sugerencia de los principales hombres, lo condenó a la cruz". Cornelio Tácito, escribiendo a principios del siglo II, en su obra Anales también se refiere a la crucifixión de Jesús. Eddy y Boyd afirman que ahora está "firmemente establecido" que Tácito proporciona una confirmación no cristiana de la crucifixión de Jesús.

        El Talmud judío mucho más tarde afirma que "En la víspera de la Pascua Yeshúa (Jesús) fue ahorcado". Los primeros padres de la Iglesia creían unánimemente que Jesús fue crucificado en una cruz, por ejemplo Ignacio de Antioquía y Policarpo.

        Ningún historiador creíble rechaza que Jesús fue crucificado. El becario John Crossan, del seminario radical de Jesús, escribe: "La crucifixión de Jesús es tan seguro como cualquier cosa histórica puede ser".

        Según el erudito ateo Gerd Ludemann:
        "La muerte de Jesús como resultado de la crucifixión es indiscutible".

        4. El martirio de los discípulos


        A pesar de todo, la única muerte de los apóstoles registrada en la Biblia fue la del apóstol Santiago, en hechos 12:2. Según el relato el rey Herodes mató a Santiago a “espada”. Es muy probable que murió decapitado. El apóstol Pedro fue crucificado boca abajo en Roma. Mateo sufrió el martirio en Etiopia, muerto a causa de una herida de espada. Juan enfrentó el martirio de ser hervido en un enorme caldero de aceite, sin embargo, fue librado milagrosamente, pero fue sentenciado a las minas en la prisión de la isla de Patmos.

        Santiago líder de la iglesia en Jerusalén, fue arrojado de una altura de más de 30 metros desde el pináculo sureste del tiempo, cuando se rehusó a negar su fe en Cristo. El apóstol Tomas fue traspasado con una lanza en la india, durante uno de sus tantos viajes como misioneros. Matías, fue apedreado, y luego decapitado. El apóstol Pablo fue torturado y después decapitado por Nerón en el año 67.

        En fin, cuanto martirio no recibieron los discípulos, y todas las generaciones cristianas a causa de Cristo. Algo que llama bastante la atención es que todos los apóstoles murieron de la peor forma posible, sin embargo, estos no dudaron un momento, puesto que habían sido testigos oculares de todo lo que había hecho Jesús. Utilizando el sentido común, jamás hubieran dado la vida por alguien que no existió.
        Jim Wallace concluye: "A medida que examino los motivos y consecuencias relacionadas con el testimonio de los apóstoles, sigo encontrado su martirio como una de las más poderosas evidencias relacionadas con la veracidad de su testimonio".

        6. El enfoque de los hechos


        Espero en el Nuevo Testamento Gary Habermas el principal responsable. Desde mediado del primer siglo hasta hoy, ha tamizado alrededor de 3400 artículos escritos por los estudiosos en el campo de los estudios y de la historia del Nuevo Testamente, él dice:

        "Mi bibliografía está actualmente cerca de 3400 fuentes, publicado originalmente en francés, alemán e inglés. Inicialmente leía y catalogaba la mayoría de estas publicaciones, trazando los autores representativos, las posiciones, los temas, y así sucesivamente, concentrándome en escritores conocidos y oscuros por igual, a través de todo el escéptico, desde el espectro liberal al conservador”.

        De acuerdo a su loable esfuerzo, el presentó cuatro hechos básicos sobre Jesús en el que todos los eruditos están de acuerdo o por lo menos un 99.9%:
        • Jesús fue criticado.
        • Fue enterrado en una tumba.
        • Tres días después la tumba fue encontrada vacía.
        • Los discípulos, Pablo y Santiago habían encontrado a Jesús resucitado.
        Estos cuatros hechos son ampliamente aceptado por la mayoría delos académicos en el campo; Excepto la única excepción es que en el punto tres, es sólo aceptado por apropiadamente el 75% de los académicos en el campo. Sin embargo, sigue siendo una gran mayoría.

        7. Credos


        Pablo nos dice que Jesús se le apareció a su principal discípulo Pedro, luego al círculo interno de discípulos conocido como los doce; y luego se presentó a un grupo de 500 discípulos, luego a su hermano menor Jacobo, que hasta ese entonces era escéptico, luego a todos los apóstoles. Finalmente, Pablo añade, "él también me apareció", en el tiempo en que Pablo todavía era un perseguidor del movimiento de Jesús temprano (I Corintios 15.5-8).

        Dada la temprana fecha de la información de Pablo, así como su conocimiento personal con las personas involucradas, estas apariencias no pueden ser descartadas como simples leyendas basadas en un personaje inexistente en la historia.

        Lo que vuelve tan importa este credo es que Pablo en (I Corintios 15: 3-5) está citando una antigua tradición cristiana que él mismo recibió y que se remonta a cinco años después de la crucifixión. De hecho, el prominente estudioso del Nuevo Testamento, James Dunn, lo remonta a los 18 meses de la muerte de Jesús.


        8. El tiempo de los escritos


        Los cuatro evangelios, en retrospectiva del consenso contemporáneo, fueron escritos entre 35 (Marcos) y 60 (Juan) años después de la vida de Jesús. Esto por los estándares históricos es temprano, un prominente estudioso del Nuevo Testamento Mike Licona escribe:
         "Una brecha de sesenta a setenta años entre la escritura y los eventos que pretenden describir es bastante temprana en comparación con lo que los historiadores trabajan con cuando se trata de otros antiguos biografías de figuras históricas".
        Curiosamente, la mayor parte de la información que tenemos de Alejandro Magno viene del prominente historiador antiguo Plutarco. Así, la fuente más temprana usada por historiadores modernos es más de 260 años después de su muerte y la fuente más confiable es más de 370 años. Cuando comparamos nuestro primer evangelio (Marcos) con tal escala de tiempo, es muy apreciado por los historiadores.

        9. Surgimiento del cristianismo primitivo


        Si Jesús no hubiera existido, entonces no tendríamos el cristianismo en primer lugar. De hecho, se puede argumentar que si Jesús no se levantó de la tumba, los discípulos y Pablo y Santiago no habrían llevado vidas cambiado sus normas Judías, también como mencioné arriba, no dudaron jamás en morir martirizados por su fe en Jesús. Si Jesús no hubiera existido, no habría razón o motivo para que Pablo después de presenciar la aparición de Cristo, dejara de perseguir y matar a cristianos, en pocas palabras, no estuviera registrada su conversión al cristianismo primitivo.

        Tan poderoso fue la conversión que ocurrió en el apóstol Pablo, luego de la aparición de Cristo, que declara en una de sus cartas enviadas a la iglesia de Filipenses lo siguiente: Pues para mí, el vivir es Cristo y el morir es ganancia Filipenses 1:21

        Los evangelios nos dicen que la familia de Jesús pensó que estaba loco (Marcos 3:21), y que ni siquiera sus hermanos creían en él (Juan 7: 5). Sin embargo, cuando Jesús resucitó de los muertos y se apareció a su hermano Santiago, Santiago luego termina liderando la Iglesia y es asesinado por esto (Antigüedades 20 v. 9). ¿Podría un Jesús inexistente explicar una transformación tan radical o súbita para todos estos hombres?

        Sin mencionar que, luego de la aparición de Jesús a los otros 500 discípulos, como Pablo menciona en (1 Corintios 15) la iglesia creció rápidamente, y e evangelio se extendían sin igual. Según un importante estudioso del Nuevo Testamento, NT Wirght: "Por eso, como historiador, no puedo explicar el surgimiento del cristianismo primitivo a menos que Jesús volviera a levantarse, dejando una tumba vacía detrás de él".


        10. Las epístolas del apóstol Pablo


        Sabemos de varios documentos escritos por Pablo, algunos de los cuales son anteriores a los evangelios por más de 20 años, Pablo coloca a Jesús en un contexto histórico, cuando habla sobre que fue sepultado y resucitado. Y luego más tarde, vuelve a escribir que la tumba estaba vacía. La existencia de Jesús, la crucifixión y la resurrección se afirma en todas las epístolas genuinas e indiscutibles de Pablo.

        11. Pablo conoció al hermano de Jesús


        Después de tres años subí a Jerusalén para visitar a Cofas y permanecí con él quince días. Pero no vi a ninguno de los otros apóstoles, excepto a Jacobo, hermano del Señor. (En lo que os estoy escribiendo delante de Dios, no miento (Gálatas 1: 18-20) Pablo declara que conoció al hermano de Jesús, Santiago. Pablo no nos dice mucho de lo que hablaron.


        12. Pablo sabía mucho de Jesús


        En tres ocasiones en las cartas de Pablo muestra que está familiarizado con los dichos de Jesús (1 Corintios 7:10; 9:14; 11: 1, 2, 20-25). Pablo también indica que él sabía que el Jesús histórico era manso y amable (2 Corintios 10: 1) y que o bien provenía de una familia pobre o vivía una vida pobre, o ambos (2 Corintios 8: 9). Como afirma el académico australiano del Nuevo Testamento, Paul Barnett: "No puede haber duda de que, tanto antes de ser discípulo como después, Pablo sabía mucho sobre el Jesús histórico".

        13. Pablo conoció la tradición dictada por Jesús


        En 1 Corintios 11:24, Pablo escribe sobre Jesús, "cuando dio gracias, lo partió y dijo:" Este es mi cuerpo, que es para vosotros; Haced esto en memoria de mí". Aquí Pablo es obviamente consciente de la tradición dictado por Jesús en los evangelios (Marcos 14:22, Mateo 26:26 y Lucas 22:19). Y no tuvo ninguna oposición en seguir la tradición dictada por Jesús, no a menos si no hubiera creído en la existencia de Jesús.

        Y finalmente para cerrar el artículo, permiteme citar lo que dice este prominente erudito ateo agnóstico en cuanto la existencia de Jesús.

        “Ningún historiador serio cuestiona la existencia de Jesús. De hecho, hay más evidencia histórica para la existencia de Jesús y el mensaje de los apóstoles que cualquiera de su periodo de tiempo.” - Bart Ehrman,

        ¿Existió Jesús? - Bart Ehrman

        ¿Existió Jesús? - Bart Ehrman

        Esta vez sólo estaré reproduciendo un artículo publicado por el mismo Bart Ehrman, basado en su libro “¿Existió Jesús?: El argumento histórico para Jesús de Nazareth”.

        Pero conozcamos primero, ¿Quién es Bart Erhman? ¿Por qué confiar en él? Es un erudito sobre el nuevo testamento y experto en el paleocristianismo, y también actualmente jefe del departamento de estudios religiosos en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. Este mismo hombre es uno de los principales estudiosos académicos del Nuevo Testamento.

        ¿Por qué debería confiar en su veredicto? Dado que muchos ateos militantes, no confían en los eruditos con inclinaciones religiosas, en efecto, intentan desacreditar o ventilar ad hominen sobre el académico por sus inclinaciones religiosas. En este caso, Bart Erhamn se considera ateo agnóstico. Así que el escenario es imparcial pero profesional ante todo.

        Estas fueron sus palabras:

        En una sociedad en la que la gente todavía afirma que el Holocausto no ocurrió, y en la que hay afirmaciones rotundas de que el presidente estadounidense es, de hecho, un musulmán nacido en suelo extranjero, es sorprendente saber que la mayor figura de la historia de la civilización occidental, el hombre al que se construyó la más poderosa e influyente institución social, política, económica, cultural y religiosa del mundo -la iglesia cristiana-, el hombre que, literalmente, es adorado por miles de millones de personas, ¿es una sorpresa para escuchar que Jesús nunca existió?

        Esa es la afirmación hecha por un pequeño pero creciente grupo de escritores (publicados), bloggers y adictos a Internet que se llaman míticos. Este grupo inusualmente vociferante de creyentes sostiene que Jesús es un mito inventado para fines nefastos (o altruistas) por los primeros cristianos que modelaron a su salvador en la línea de los hombres divinos paganos que, se alega, también nacieron de una virgen en 25 de diciembre, que también hizo milagros, que también murieron como una expiación por el pecado y luego fueron resucitados de entre los muertos.

        Pocos de estos mitos son realmente eruditos formados en la historia antigua, la religión, los estudios bíblicos o cualquier campo afín, y mucho menos en los antiguos lenguajes generalmente considerados importar para aquellos que quieren decir algo con algún grado de autoridad sobre un maestro judío que (supuestamente) vivió en Palestina del primer siglo. Hay un par de excepciones: de los cientos -miles- de los míticos, dos (a mi conocimiento) en realidad tienen Ph.D. credenciales en los campos de estudio pertinentes. Pero incluso teniendo esto en cuenta, no hay un solo mitólogo que enseña el Nuevo Testamento o el cristianismo primitivo o incluso clásicos en cualquier institución acreditada de enseñanza superior en el mundo occidental. Y no es de extrañar por qué. Estas opiniones son tan extremas y tan poco convincentes.

        ¿Por qué entonces crece el movimiento mítico, con defensores tan confiados de sus opiniones y vocales -incluso articulados- en su denuncia de la idea radical de que Jesús realmente existió? Es, en gran parte, porque estos negadores de Jesús son, al mismo tiempo, denunciantes de la religión, una raza humana ahora muy en boga. ¿Y qué mejor manera de calumniar las opiniones religiosas de la gran mayoría de las personas religiosas del mundo occidental, que permanece, a pesar de todo, abrumadoramente cristiano, que afirmar que el fundador histórico de su religión era en realidad la invención de la imaginación de sus seguidores ?

        La opinión, sin embargo, los fundadores en sus propias instalaciones. La realidad -triste o saludable- es que Jesús era real. Y ese es el tema de mi nuevo libro, "¿Existió Jesús?"

        Es cierto que Jesús no se menciona en ninguna fuente romana de su época. Sin embargo, eso difícilmente podría contar contra su existencia, ya que estas mismas fuentes no mencionan a nadie de su tiempo y lugar. Ni siquiera el famoso historiador judío, Josefo, o más notablemente, la figura más poderosa e importante de su época, Poncio Pilato.

        También es cierto que nuestras mejores fuentes acerca de Jesús, los primeros Evangelios, están plagadas de problemas. Estos fueron escritos décadas después de la vida de Jesús por autores sesgados que están en desacuerdo con los demás sobre los detalles arriba y abajo de la línea. Pero los historiadores nunca pueden desechar las fuentes simplemente porque están sesgadas. Puede que no confíe en las opiniones de Rush Limbaugh sobre Sandra Fluke, pero ciertamente proporciona evidencia de que existe.

        La cuestión no es si las fuentes están sesgadas, sino si las fuentes sesgadas pueden utilizarse para obtener información históricamente fiable, una vez que su paja sesgada está separada del núcleo histórico. Y los historiadores han ideado maneras de hacer precisamente eso.

        Con respecto a Jesús, tenemos numerosos relatos independientes de su vida en las fuentes que se encuentran detrás de los Evangelios (y los escritos de Pablo) - fuentes que se originaron en la lengua nativa de Jesús en arameo y que se pueden fechar dentro de un año o dos de su vida (antes de que la religión se moviera para convertir paganos en masa). Fuentes históricas como esas son bastante asombrosas para una figura antigua de cualquier tipo. Por otra parte, tenemos escritos relativamente extensos de un autor del primer siglo, Paul, que adquirió su información en un par de años de la vida de Jesús y que de hecho conocía, de primera mano, el discípulo más cercano de Jesús y su propio hermano James. Si Jesús no existiera, pensaría que su hermano lo sabría.

        Por otra parte, la afirmación de que Jesús fue hecho simplemente vacila en cada terreno. Los supuestos paralelismos entre Jesús y los dioses salvadores "paganos" en la mayoría de los casos residen en la imaginación moderna: No tenemos relatos de otros que nacieron de madres virgen y que murieron como una expiación por el pecado y luego fueron resucitados de entre los muertos (a pesar de lo que los sensacionalistas afirman ad nauseum en sus versiones propagandizadas).

        Además, aspectos de la historia de Jesús simplemente no habrían sido inventados por nadie que quiera constituir un nuevo Salvador. Los primeros seguidores de Jesús declararon que él era un mesías crucificado. Pero antes del cristianismo, no había judíos en absoluto, de ningún tipo, que pensaran que habría un futuro mesías crucificado. El mesías debía ser una figura de grandeza y poder que derrocara al enemigo. Cualquiera que quisiera hacer un mesías lo haría así. ¿Por qué los cristianos no lo hicieron? Porque creían específicamente que Jesús era el Mesías. Y sabían muy bien que había sido crucificado. Los cristianos no inventaron a Jesús. Inventaron la idea de que el Mesías tenía que ser crucificado.

        Uno bien puede optar por resonar con las preocupaciones de nuestros modernos y posmodernos despreciadores culturales de la religión establecida (o no). Pero seguramente la mejor manera de promover tal agenda no es negar lo que virtualmente cada historiador sano en el planeta -cristiano, judío, musulmán, pagano, agnóstico, ateo, lo que ha hecho- ha llegado a la conclusión basándose en una serie de atractivos históricos evidencia.

        Nos guste o no, Jesús ciertamente existió.

        Fuente original:

        {1} http://www.huffingtonpost.com/bart-d-ehrman/did-jesus-exist_b_1349544.html

        Lista de 19 referencias no cristianas del Cristo histórico


        Lista de 19 referencias no cristianas del Jesús Historico

        Probablemente este sea el primero de muchos artículos que estaré haciendo en esta nueva sección dedicado a especialmente a recopilar, suministrar al que quiera información histórica en cuanto la evidente existencia de Cristo.

        Se ha de tener un exuberante sesgo cognitivo para rechazar la existencia de Cristo, puesto que evidencias hay por doquier, y también un consenso entre los historiadores sobre la amplia existencia de Cristo.

        También he publicado un artículo equiparando el Cristo histórico con el resto de las figuras históricas actualmente aceptadas.

        Índice [mostrar]
          Nos guste o no, Jesús ciertamente existió. - Bart Ehrman
          Dado que me he encontrado con una parranda de ateos militantes que vociferan la inexistencia de Jesús, y que solo existe dentro de la Biblia, vamos a repasar un poco, lo que nos dice la historia.

          1. El Talmud Judío

          1. El Talmud Judío (400 - 700 DC)


          El Talmud es un registro antiguo de la historia judía, las leyes y las enseñanzas rabínicas compiladas a lo largo de los siglos, y hace varias referencias a Jesús. Como una fuente anti-cristiana bastante hostil, no es de extrañar que el Talmud rechace la divinidad de Jesús, y más bien intenta atacar a su personaje. Por ejemplo, leemos en el Sanedrín 43a que: "Jesús, el Nazareno, practicó la magia y engañó, y condujo a Israel por mal camino". En él también leemos que: "Jesús el Nazareno fue ahorcado y un heraldo salió delante de él cuarenta días anunciando, Jesús Nazareno va a ser apedreado porque él practicó la brujería e instigó y sedujo a Israel a la idolatría. Quien sabe algo en defensa puede venir y declararlo. "Pero como no encontraron nada en su defensa, lo ahorcaron (víspera del sábado y) la víspera de la Pascua". En el Sanedrín 107 se nos dice que Jesús ('Yeshu') "ofendió a su maestro prestando demasiada atención a la esposa del posadero. Jesús deseaba ser perdonado, pero [su rabino] era demasiado lento para perdonarlo, y Jesús en desesperación se fue y puso un ladrillo [ídolo] y lo adoró ". Los siguientes versículos se refieren a Jesús dentro del Talmud:
          • Jesús como un hechicero con discípulos (b Sanh 43a-b)
          • Curación en el nombre de Jesús (Hech 2: 22, AZ 2: 22/12, y Shab 124: 4/13, Qohr 1: 8, b AZ 27b)
          • Como maestro de torah (b AZ 17a, Hul 2:24, Qoh 1: 8)
          • Como hijo o discípulo que resultó seriamente mal (Sanh 103a / b; Ber 17b)
          • Como un discípulo frívolo que practicaba la magia y se volvía a la idolatría (Sanh 107b, Sot 47a)
          • El castigo de Jesús en la otra vida (b Git 56b, 57a)
          • La ejecución de Jesús (b Sanh 43a-b)
          • Jesús como el hijo de María (Shab 104b, Sanh 67a)
          • Para seguir siendo lo más objetivo posible en nuestra búsqueda de conocer a Jesús de fuentes extra-bíblicas, debo señalar que muchos estudiosos no consideran al Talmud como autoritario cuando tratan de estudiar la vida de Jesús como lo juzgan demasiado tarde. Por ejemplo, algunos eruditos como Peter Schäfer piensan que el Talmud obtiene su información sobre Jesús de los Evangelios, por lo tanto no es independiente de ellos, mientras que otros como Paul Maier rechaza cuentas sin mención del nombre Jesús.
          Maier también descuenta aquellos versículos que mencionan a Jesús por su nombre, como Sanedrín 43a y 107b, como los cambios medievales posteriores. Sin embargo, algunos estudiosos piensan que la información sobre Jesús puede ser extraída del Talmud como Joseph Klausner, Travers Herford y Bernhard Pick.

          Josefo Flavio

          2. Josefo Flavio (95 dC)


          Tal vez el primer relato no bíblico de Jesús proviene del historiador del siglo I, Josefo Flavio. El Evangelio de Juan, nuestro último Evangelio que viene en + o - 60 años después de la muerte de Jesús (30 AD), se acerca muy cerca de la cuenta de Flavio. Sin embargo, este gran escritor judío desde el 1 st siglo da fe de un hecho importante que Santiago, el hermano de Jesús, fue martirizado. En su obra Antiquities 20 v.9, leemos:
          "... Y trajeron ante ellos al hermano de Jesús, a quien se llamaba Cristo, cuyo nombre era Santiago, y algunos otros; y cuando él formó una acusación contra ellos como rompientes de la ley, los entregó para ser apedreados ".
          Ahora, antes de mirar la siguiente referencia, debemos señalar que la referencia anterior al hermano de Jesús es, según el erudito principal de Josephus Flavius, Louis Feldman "casi universalmente reconocido", y por lo tanto más allá de la disputa. Aquí tenemos una referencia legítima al Jesús histórico ya su hermano.

          Ahora, la otra referencia que encontramos en el Testimonium Flavium.  Es verdad que ha habido mucho debate sobre este texto, y se admite hoy en día que tiene algunas interpolaciones, pero sobre la base de un párrafo escrito sin duda por él. Pongo aquí entre llaves los párrafos que se acepta que pueden estar interpolados:

          "Por aquella época apareció Jesús, {" hombre sabio, si es que se le puede llamar hombre, fue autor de obras maravillosas, maestro para quienes reciben con gusto la verdad."}. Atrajo a sí muchos judíos y también muchos gentiles.{" Este era el Cristo (el Mesías)".} Habiendo sido denunciado por los primados del pueblo, Pilato lo condenó al suplicio de la cruz; pero los que antes le habían amado le permanecieron fieles en el amor. {"Se les apareció resucitado al tercer día, como lo habían anunciado los divinos profetas que habían predicho de El ésta y otras mil cosas maravillosas".} De él tomaron su nombre los cristianos, cuya tribu perdura hasta el día de hoy".

          Según esto, el texto original de Josefo sería: "Por aquella época apareció Jesús. Atrajo a sí muchos judíos y también muchos gentiles. Habiendo sido denunciado por los primados del pueblo, Pilato lo condenó al suplicio de la cruz; pero los que antes le habían amado le permanecieron fieles en el amor. De él tomaron su nombre los cristianos, cuya tribu perdura hasta el día de hoy", texto perfectamente asumible y comparable en su estilo y vocabulario habituales.

          Este texto de Josefo se ha afianzado desde que en 1971 se publicó un manuscrito árabe, en el que se recogía una referencia directa a Josefo por parte de Agapio, obispo de Hierápolis (del siglo X), en su Historia Universal:

          "Josefo refiere que por aquel tiempo existió un hombre sabio que se llamaba Jesús. Su conducta era buena y era famoso por su virtud. Y muchos de entre los hebreos y de otras naciones se hicieron discípulos suyos. Pilato lo condenó a ser crucificado y a morir. Pero los que se habían hecho discípulos suyos no abandonaron su discipulado. Ellos contaron que se les había aparecido tres días después de su crucifixión y que estaba vivo; quizás, por esto, era el Mesías,del que los profetas contaron maravillas."

          Cornelio Tácito

          3. Cornelio Tácito (116 DC)


          Tácito es un historiador romano importante de quien los eruditos han aprendido mucho, también encontramos que él se refiere a Jesús en su escritura. Tácito se refiere a Jesús, Poncio Pilato, la ejecución de Jesús, y la existencia de los primeros cristianos en Roma en su obra final, los  Anales (escrito 116 AD). En los Anales, el Libro 15, Capítulo 44 Tácito escribe:
          "Llamados cristianos por la población. Cristo. De quien el nombre tuvo su origen."
          Tácito, junto con Josefo, escribe acerca de Pilato (el prefecto que juzgó a Jesús). Sin embargo, particularmente significativo para nuestra causa es que Jesús es mencionado por una fuente hostil e independiente dentro de los 100 años de su existencia (aproximadamente 80 a 85 años).

          A pesar de que la mayoría de los historiadores creen que Tácito proporciona un relato único de Jesús, algunos todavía lo debaten. Sin embargo, lo que ha convencido a algunos de su significado es que Tácito fue miembro del Quindecimviri sacris faciundis, un consejo de sacerdotes cuyo deber era supervisar los cultos religiosos extranjeros en Roma. Según Van Voorst esto hace razonable suponer que él habría adquirido el conocimiento de orígenes cristianos a través de su trabajo con ese cuerpo, y no basado en rumores y chismes. Según el prominente historiador John Crossan: "Que fue crucificado es tan seguro como cualquier cosa histórica puede ser, ya que tanto Josefo como Tácito... están de acuerdo con los relatos cristianos al menos sobre ese hecho básico". Sin embargo, el pasaje completo dice:
          "Cristo, el fundador del nombre [cristiano], fue condenado a muerte por Poncio Pilato, procurador de Judea en el reinado de Tiberio. Pero la superstición perniciosa, reprimida por un tiempo, estalló de nuevo, no sólo a través de Judea, donde se originó la travesura, a través de la ciudad de Roma también”.
          Encontramos que confirma la existencia de Jesús, que Jesús fue el fundador del cristianismo, que hubo un romano llamado Pilato de quien puso a Jesús a la muerte, que la religión cristiana se originó en Judea, y luego se extendió a Roma. Así, de Tácito solo podemos obtener al menos seis hechos que respaldan la veracidad de las epístolas del Nuevo Testamento.

          4. Gaius Suetonius (121 dC)


          Suetonius es otro escritor significativo del siglo II temprano que da a historiadores la información útil sobre sociedad romana. Él registra las vidas de los Césares Romanos y los acontecimientos históricos que rodean sus reinados, y en su obra las "Vidas de los Doce Césares" vemos una referencia a Jesús, así como a los primeros cristianos: "Expulsó de Roma a los judíos constantemente haciendo disturbios a la instigación de Chrestus ... "

          ¿Por qué Suetonio llama a Jesús, Chrestus? El historiador Louis Feldman nos informa que la mayoría de los estudiosos suponen que en la referencia se entiende a Jesús y que los disturbios mencionados fueron debidos a la difusión del cristianismo en Roma. Según el historiador James Dunn, "Suetonius oyó mal el nombre de" Christus "(refiriéndose a Jesús como Cristo) como" Chrestus "y también malinterpretó el informe y asumió que los seguidores de alguien llamado Chrestus estaban causando disturbios dentro de la comunidad judía basado en su instigación. "

          Según el profesor Robert Van Voorst hay un acuerdo "casi unánime" entre los estudiosos de que el uso de Chrestus se refiere a Cristo. En retrospectiva de esto, ¿qué hechos tenemos de Seutonio? Es notable que obtengamos corroboración de los eventos descritos en el libro del Nuevo Testamento de Hechos 18: 2 donde se reportó que judíos cristianos habían sido expulsados de Roma, dando así credibilidad a la naturaleza histórica de la literatura cristiana del Nuevo Testamento. Jesús es también, posiblemente, referido por Suetonio, aunque él deletreó mal su nombre Christus como Chestus.

          Plinio el Joven

          5. Gobernador Plinio el Joven (112 AD)


          Plinio era un gobernador romano de Bitinia-Pont, que es la Turquía moderna, y escribió una carta (Epístolas X.96) al emperador Trajan alrededor del año 112 dC pidiendo consejo sobre cómo tratar con los cristianos: Afirmaron, sin embargo, que toda su culpa, o su error, era que tenían el hábito de reunirse en cierto día fijo antes de que fuera luz, cuando cantaban en verso alternativo un himno a Cristo como a un dios, y se comprometieron a un juramento solemne, no a ningún acto malo, pero nunca a cometer ningún fraude, robo, adulterio, nunca falsificar su palabra, no negar una confianza cuando se les llama a entregarlo”.

          (Énfasis añadido) Según Robert Van Voorst, el "estilo coincide con el de las otras letras" en el mismo libro, y las letras "ya eran conocidas en la época de Tertuliano (196-212)". Por esta razón se acepta la autenticidad del pasaje. Plinio también informa a su lector que los cristianos estaban siendo perseguidos por su fe. ¿Qué hechos obtenemos de este pasaje? Aprendemos que Jesús fue adorado, y que los creyentes fueron perseguidos por su creencia en él a principios del siglo II. También encontramos que los cristianos adoraban un día fijo antes del día, cantaban himnos a Jesús como si él fuera Dios, y que debido a las enseñanzas de Jesús ellos no iban a realizar acciones malvadas tales como fraude, hurto, adulterio, así como nunca falsificar su palabra

          6. Filósofo Mara Serapión (73 - 200 dC)


          Serapión era un filósofo estoico de la provincia romana de Siria, y en una carta (70 - 200 d. C.) que escribió de prisión a su hijo se puede hablar de Jesús indirectamente. Vale la pena citar en su totalidad: ¿Qué ventaja obtuvieron los atenienses al asesinar a Sócrates? La hambruna y la plaga llegaron sobre ellos como un castigo por su crimen. ¿Qué ventaja obtuvieron los hombres de Samos al quemar a Pitágoras? En un momento su tierra estaba cubierta de arena.

          ¿Qué ventaja obtuvieron los Judiós al ejecutar a su sabio Rey? Fue justo después de que su reino fue abolido. Dios vengó justamente a estos tres sabios: los atenienses murieron de hambre; los samios fueron abrumados por el mar y los judíos, desolados y expulsados de su propio reino, viven en completa dispersión. Pero Sócrates no está muerto, por causa de Platón; ni Pitágoras, por la estatua de Juno; ni es el rey sabio, a causa de la "nueva ley" que estableció. "(énfasis añadido) Según Robert Van Voorst, la mayoría de los eruditos fechan la carta poco después del año 73 d. C... y él ve poca duda de que la referencia a la ejecución del "rey de los judíos" es acerca de la muerte de Jesús. Bruce Chilton, un estudioso del cristianismo y del judaísmo primitivos, afirma que la referencia de Bar-Serapión al "rey de los judíos" puede estar relacionada con la inscripción en la cruz de la crucifixión de Jesús, como se registra en el Evangelio de Marcos (15:26). Además, Serapión menciona la "nueva ley" de la cual podría referirse a la resurrección de Jesús después de su crucifixión, si Serapión creía en Jesús o no es desconocido.

          También sabemos que es más probable que Jesús esté siendo referido aquí en oposición a otro como Serapión específicamente dice " justo después de que su reino fue abolido", y sólo Jesús encaja en el cronograma apropiado como Tito destruyó Jerusalén unos 36 años después de la muerte de Jesús. Se argumenta que las otras figuras probables han vivido aproximadamente 170-250 años antes de la desolación. Sin embargo, ¿qué hechos podemos extraer de esta carta? Encontramos que Jesús era judío, que se creía que era un rey sabio, que fue ejecutado, que era un maestro, y que sus enseñanzas estaban influyendo en muchos después de su muerte.

          7. El Evangelio de Tomás (+ - 110 - 180 dC)


          El Evangelio de Tomás no es parte del Nuevo Testamento y su fecha de autoría es muy debatida entre los estudiosos contemporáneos, como Bart Ehrman comenta: "Aunque algunos continúan colocando el Evangelio [de Tomás] en el primer siglo, más ampliamente es pensó que en su forma actual nos viene desde el siglo II, digamos 110 - 20 dC.”.

          El texto es una colección de 114 refranes de Jesús y Dan Wallace, después de haber pasado mucho tiempo interactuando con el texto, explica que "El Evangelio de Tomás no es un evangelio narrativo como nuestros cuatro evangelios canónicos. A diferencia de Mateo, Marcos, Lucas o Juan, el Evangelio de Tomás es casi exclusivamente una serie de dichos-114 en total- que Jesús supuestamente pronunció. No hay escenas de viaje, ni mención de Galilea, ni de Jerusalén, ni de ninguna otra ciudad, ni milagros, ni sanidades, ni exorcismos, sólo palabras. Wallace también señala la dificultad de su datación: "Una de las razones por las que la fecha del Evangelio de Tomás es tan difícil de alcanzar es que este libro no tiene narración" y que fue escrito "probablemente entre 120 y 140 dC. Un consenso; algunos sugieren una fecha anterior, mientras que otros abogan por una posterior. "

          8. Los Evangelios Gnósticos (siglos II a IV)


          Los Evangelios Gnósticos son textos seudónimos, escritos por una secta conocida como Gnósticos, escrita entre los años 100 y 400 DC. Los gnósticos evidentemente intentaron reconfigurar y distorsionar al Jesús de la historia para que se adecuara a sus propias agendas teológicas. El historiador Dan Wallace explica quiénes eran estas personas: "Los gnósticos eran una secta cristiana temprana, probablemente comenzando en el siglo II, que en gran medida consideraba al mundo material como un mal y consideraba el conocimiento de las cosas ocultas como el único camino hacia la salvación".

          Sin embargo, su reconfiguración del Jesús histórico va a los extremos, como se observa particularmente en su crónica de los años de juventud de Jesús en los que no tenemos ninguna información. Del mismo modo, el Evangelio gnóstico de Pedro embellece la narración bíblica de la tumba vacía y la salida triunfante de Jesús de la tumba. Y en el Evangelio de Judas, otro manuscrito no escrito por Judas (ninguno de los textos gnósticos fueron en realidad escritos por los nombres que llevan), encontramos a Jesús riendo, Wallace explica: "Esta escena involucra una característica inusual pero común de los evangelios gnósticos: un Jesús riendo.

          Se ríe cuando alguien está haciendo algo por ignorancia, y en este caso se ríe en respuesta a la oración de acción de gracias de los discípulos. Pero los discípulos reaccionan ante la risa diciendo: "Hemos hecho lo que es correcto". " En un vano similar, NT Wright, erudito autoritario sobre el Jesús histórico, escribe que "lo que estamos presenciando es un personaje de ficción llamado 'Jesús' hablando con un personaje de ficción llamado 'Judas sobre cosas que el verdadero Jesús y el Judas real no han entendido…" De particular interés, ya que la beca se centra en ella, es el Evangelio de Tomás.

          9. Ignacio de Antioquía (110 AD +)


          Ignacio era un obispo de Antioquía que, como Clemente, había sido nombrado a su cargo por Pedro, de quien era discípulo, así como también se creía discípulo de Pablo y Juan. Ignacio fue arrestado por los romanos y ejecutado como un mártir en la arena alrededor del año 100 DC. Ignacio, como Clemente de Roma, escribe extensamente sobre el Jesús histórico en  Trallians, Smyrneans 1,  y  Magnesians xi.

          En sus cartas toca la divinidad de Jesús (Carta a los Efesios, cap. 7), la Eucaristía (Ignacio a los Efesios 20: 2, Carta a los Esmiranos 6: 2-7: 1), la sustitución del Sábado con el Día del Señor (Ignacio a los Magnesios 8: 1, 9: 1-2, 10: 3), y emula al apóstol Pablo citando 1 Corintios 1:19 en una carta a los Efesios (Carta a los Efesios 18). Es posible, a juzgar por Theodore (393 - c. 458 dC), que Ignacio fue nombrado a la Antioquía por Pedro, el discípulo. Del mismo modo también sabemos que Juan Crisóstomo (349-407), el arzobispo de Constantinopla, hace hincapié en el honor otorgado a Ignacio, ya que personalmente recibió su dedicación de los Apóstoles.

          Uno debe ser consciente de que Theodoret & Crisóstomo llegan a la escena mucho más tarde, lo que significa que uno podría cuestionar su fiabilidad en relación con el vínculo entre Pedro e Ignacio. A pesar de que su testimonio finalmente conduciría a su muerte, Ignacio fue inflexible acerca de las cosas que presenció. Refuerza las primeras creencias cristianas en las cartas que escribió mientras estaba en prisión, y se negó a retractarse de su fe ante la muerte. Hay muchos otros padres de la iglesia que podríamos mirar.

          Clemente de Roma

          10. Clemente de Roma (95-97 dC)


          Clemente fue martirizado en el año 98 DC por su voluntad de difundir su creencia en Jesús a tantas personas como sea posible. La fecha de su muerte hace de Clemente una fuente temprana, ya que habría escrito su obra antes de su muerte. Esto le daría credibilidad como un relato de primera mano del cristianismo primitivo. Aunque su epístola no hizo dentro en la colección canónica todavía fue recogida por los padres tempranos de la iglesia.

          Encontramos que Clemente estaba bien educado en asuntos del Antiguo Testamento y también estaba familiarizado con las epístolas paulinas. En sus escritos él alude a Romanos, Gálatas, Efesios y Filipenses, y otra literatura del Nuevo Testamento (Epístola a los Hebreos, y posible material de Hechos, Santiago y I Pedro). Sin embargo, en su carta a Corinto Clemente confirma el ministerio de los discípulos y algunos de los aspectos básicos del cristianismo primitivo, escribe: "Los Apóstoles recibieron el Evangelio por nosotros del Señor Jesucristo. Jesucristo fue enviado de Dios. Así que Cristo es de Dios, y los Apóstoles son de Cristo.

          Ambos por lo tanto vinieron de la voluntad de Dios en el orden establecido. Por lo tanto, recibiendo una orden, y siendo completamente seguros por la resurrección de nuestro Señor Jesucristo y confirmados en la palabra de Dios, la plena seguridad del Espíritu Santo, salieron con la buena nueva de que el reino de Dios vendría. Así predicando por todas partes en el campo y la ciudad, ellos designaron sus primeros frutos, cuando los habían probado por el Espíritu, para ser obispos y diáconos para los que creyeran”. Según Tertuliano y Jerónimo, Clemente fue ordenado personalmente por el discípulo más íntimo de Pedro, Pedro de Pedro. Esto, y debido a su precocidad, es por qué Clemente puede ser visto como fuente autorizada para Jesús.

          11. Hipotética Q (40-70 dC)


          Los autores evangelios de Lucas y Mateo consultan una fuente hipotética (que ya no existe) que les precedió, conocido como P. Por ejemplo, Mateo y Lucas tanto consultar el Evangelio de Marcos, pero a través de la crítica textual podemos ver que Mateo y Lucas también consultados otra fuente junto a Marcos, pero de la cual ya no existe. Esto es lo que se conoce como hipotética Q; se cree que consisten en dichos hallados en los Evangelios de Mateo y Lucas. Aunque los estudiosos aceptan casi unánimemente su existencia en un momento dado, es cierto que sabemos poco sobre ella, como explica Dan Wallace: "Aunque estaríamos de acuerdo en que Q realmente existió, todavía no sabemos mucho al respecto.

          Después de todo, todo lo que podemos seguir son fragmentos de Q que fueron utilizados por Mateo y Lucas. La conclusión es que no sabemos nada de la naturaleza, tamaño e importación de Q, más allá de su uso en Mateo y Lucas”. Sin embargo, Q nos acerca a los acontecimientos iniciales de la vida de Jesús, en los que data antes del Evangelio de Marcos (nuestro primer Evangelio alrededor de los 70 dC).

          Algunos estudiosos parecen fechar el documento en los años 40, mientras que otros datan en los años 50, sin embargo, otros parecen sugerir que podría ser fechado dentro de los 30 basado en Q que contiene seis discursos de sabiduría. Q, sin embargo, provee información de sonido sobre Jesús, como explica el profesor James Dunn que "Q muestra conciencia de la muerte de Jesús". La fuente de Q nos proporciona narrativas sobre las tres tentaciones del Diablo de Jesús, las Bienaventuranzas, refranes individuales. Sea cual sea el caso, esto nos acerca a la muerte de Jesús alrededor del año 30 DC.

          12. Mateo material único, M (30-50 dC)


          Como  L, M es una tradición adicional que el autor de Mateo usó. M son datos que no se encuentran en Q o Marcos. M contiene varias parábolas con respecto a Jesús, a saber, la parábola de las malas hierbas entre el trigo, del tesoro, de la perla, de la red, del siervo implacable, de los obreros de la viña, de los dos hijos y de los diez vírgenes Así, el autor de Mateo obtuvo contenido de tres fuentes:  Marcos, Q y L.

          13. Lucas material único, L (40-70 dC)


          Los eruditos sostienen que el autor del Lucas consultó una fuente adicional. Este contenido constituye lo que se conoce como L. L es cualquier contenido dentro del evangelio de Mateo que no se encuentra en Q  o Marcos. Por lo tanto, se cree que en la formación de su Evangelio Lucas combinado Marcos, la fuente Q, y L. La razón detrás de L es que hay relatos que sólo se ven en Lucas. Estas incluyen las historias del hijo pródigo y el buen samaritano. L puede haber incluido tradiciones orales, o fuentes escritas, o una combinación de fuentes escritas y orales sobre Jesús.

          14. Narrativa de Pasión Pre-Marcos (33 AD +)


          Esta es una fuente que Marcos (nuestro Evangelio más antiguo) había utilizado para componer su historia de la Narrativa de la Pasión. Esta fuente es ampliamente aceptada por los estudiosos de hoy, pero lo que parece estar en disputa y en debate es exactamente lo que dice su contenido.

          Como explica William Lane Craig: "La mayoría de los eruditos hoy están de acuerdo con esto (que Marcos tenía una fuente que usó). Cualquier reconstrucción de esta fuente es polémica, y no ampliamente aceptada. Es decir, si el versículo 5 del capítulo 15 pertenece al contenido previo de la fuente de la pasión pre-Markan puede estar en debate, la existencia real de esta fuente es aceptada fácilmente”. Aunque es improbable que, según Euangelion Markon, podamos "reconstruirlo con cualquier tipo de precisión", podemos confiar en que incluyó contenido sobre la Última Cena (14: 12-6), y el canto del Salmos de Hallel (14:26)... Sin embargo, como Craig continúa diciendo, "esa marca utilizaba y confiaba en una historia pre-Marcan de la pasión es uno que es ampliamente aceptado por la mayoría de los eruditos hoy, y porque vuelve tan temprano es probablemente basado en testimonio de testigo ocular.

          15. Credos (35 AD)


          Según el exegeta Gary Habermas, "los credos" preservan algunos de los primeros relatos concernientes a Jesús desde el año 30-50 dC. ". Un credo que Habermas refiere se encuentra en 1 Corintios 15 (v 1-11) que sostiene una tradición que el apóstol Pablo recibido. Esta fórmula de credo está fechada dentro de los cinco años de la muerte de Jesús, lo que la hace extraordinariamente temprana. Según el profesor Dan Wallace este credo habla "de Jesús como sentado a la diestra de Dios, y Pablo defiende la resurrección física como parte de la tradición transmitida que recibió cuando se convirtió en cristiano, las creencias que informa en los años 50 AD, pero que volver a su conversión en los años 30 ".

          Otro credo se puede encontrar en Filipenses 2: 7-8 en la forma de un himno. Dave Desonier explica que "Varios de los credos hablan directamente a los hechos de la existencia de Jesús, incluyendo su nacimiento, humanidad y linaje. Como un solo ejemplo, Filipenses 2: 7-8, considerado parte de un "himno pre-paulino" de la iglesia primitiva, atestigua la naturaleza humana de Jesús”. Desonier continúa diciendo que "Los primeros materiales disponibles concernientes a la vida de Jesús son los credos orales de la naciente iglesia cristiana. Estos credos fueron formulados años antes de que los libros del Nuevo Testamento fueran escritos, y fueron transmitidos verbalmente entre los nuevos cristianos”.

          16. Pre-Juan (antes de 95 AD)


          Nuestro último evangelio por fecha es el Evangelio de Juan (95 AD) que es independiente de todos los sinópticos. Sin embargo, también contiene referencias a fuentes que lo precedieron, como explica Bart Ehrman: "Pero los eruditos sospechan desde hace mucho tiempo que Juan tenía a su disposición un relato escrito de los milagros de Jesús (el llamado Signs Source), al menos dos cuentas de los largos discursos de Jesús (las fuentes del discurso), y posiblemente otra fuente de la pasión también.

          17. Tálus (50 dC)


          Aunque sus obras sólo existen en fragmentos, Julius Africanus (160 - 240 DC) se opone a la explicación de Tálus de la oscuridad que ocurrió durante la crucifixión de la Pascua de Jesús. Thallus trata de descartar la oscuridad como una ocurrencia natural, como un eclipse solar, pero Africanus sostiene que un eclipse solar no puede ocurrir durante una luna llena. El historiador secular del siglo II Phlegon de Tralles también parece mencionar la oscuridad y trata de descartarlo como un eclipse solar. Phlegon también nos dice que el suceso ocurrió durante el tiempo de Tiberio César. El pasaje en la Cronografía XVIII, 47 de Africanus vale la pena citar, dice: "En el mundo entero presionó una oscuridad más temible.

          Las rocas fueron arrancadas por un terremoto y muchos lugares en Judea y otros distritos fueron derribados. Esta oscuridad, Tálus, en el tercer libro de su Historia, llama, como me parece sin razón, un eclipse del sol. Porque los hebreos celebran la pascua el día 14 según la luna, y la pasión de nuestro Salvador cae el día antes de la pascua. Pero un eclipse del sol ocurre solamente cuando la luna viene debajo del sol. Y eso no puede suceder en cualquier otro momento... Flegonte registra que, en el momento de Tiberio César, en la luna llena, hubo un eclipse total de sol desde la hora sexta a la novena manifiestamente aquello de que hablamos “. William Lane Craig, filósofo y exegeta, sostiene que "por otro lado, si Thalo escribió su historia antes de los Evangelios, entonces su testimonio se vuelve muy interesante. La datación de su obra es incierta, pero la mayoría de los eruditos remontan la historia de Thalus a mediados del siglo I, es decir, alrededor del año 50 dC, 20 años después de la crucifixión de Cristo en el año 30 dC. AD 66-70. "

          Podemos, sin embargo, extraer algunos hechos de esta pieza. Un comentarista explica que: "Si sólo se pudiera encontrar más del registro de Tálus, podríamos encontrar más confirmación de la crucifixión de Jesús. Pero hay algunas cosas que podemos concluir de este relato: Jesús vivió, fue crucificado y hubo un terremoto y una oscuridad en el momento de su crucifixión.

          18. Luciano de Samosata (120-180 dC)


          Lucian era un satírico griego del siglo II que ridiculiza tanto a los cristianos como a Jesús. Estaba bien educado y más de 80 libros llevan su nombre. Cabe destacar que en sus escritos confirma que Jesús fue ejecutado a través de la crucifixión y que fue el fundador del cristianismo: "Los cristianos, ya saben, adoran a un hombre hasta el día de hoy -el personaje distinguido que introdujo sus nuevos ritos y fue crucificado por eso...

          Fue impresionado por su legislador original que todos ellos son hermanos desde el momento en que se convierten y negar a los dioses de Grecia, y adorar al sabio crucificado, y vivir según sus leyes " Según Robert Van Voorst, Lucian "sabe que los cristianos adoran a un dios que era un hombre, y que fue crucificado en Palestina... Él relata con precisión varias cosas sobre el cristianismo del segundo siglo". El comentarista Jim Wallace nos dice que Lucian "afirmó que eran personas reales y nunca se refirió a ellos como personajes ficticios". Esta es una pieza importante de datos ya que si Jesús realmente fuera sólo un personaje de ficción Lucian lo habría descubierto y muy probablemente tendría lo usaba en su sátira.

          Según Luciano, descubrimos que Jesús existió, que fue el fundador del cristianismo, fue adorado por sus seguidores, y sufrió la muerte por crucifixión. El erudito van Voorst también sostiene que Lucian no recibió su información de la literatura cristiana: "El uso de las palabras no-Nuevo Testamento" patrón "," legislador ", y especialmente su palabra característica de" crucificado "también argumenta de manera contundente contra una fuente del Nuevo Testamento. Por lo tanto, no hay conexión literaria u oral entre Luciano y el Nuevo Testamento y otra literatura cristiana temprana con respecto a la persona de Jesús”.

          19. Phlegon (140 AD)


          Al igual que Thalo, Julius Africanus hace referencia a un historiador llamado Phlegon que escribió una crónica de la historia alrededor del año 140 DC. En su escritura encontramos que Phlegon también menciona la oscuridad que rodea la crucifixión en un esfuerzo de explicarla. Como dice el Africanus en su Cronología: "Phlegon registra que en la época de Tiberio César, en plena luna, hubo un eclipse total del sol desde la sexta a la novena hora". Otro padre de la iglesia, Orígenes, menciona los escritos de Phlegon: "Y con respecto al eclipse en el tiempo de Tiberio César, en cuyo reinado parecía que Jesús había sido crucificado, y los grandes terremotos que entonces ocurrieron ..."

          Lo que sabemos de Jesús sobre estas fuentes no cristianas


          Gary Habermas demuestra que, de fuentes extrabíblicas solo, Jesús tenía un hermano llamado Santiago (Josefo), y estaba ubicado en Palestina (Tácito, Luciano, Hechos de Pilatos). Jesús era conocido por ser un hombre sabio, virtuoso y ético (Josefo, Mara Serapión), quien se informó que ambos hicieron milagros (Hechos de Pilatos) y profetizó que se cumplieron (Flegón, cf.

          El resultado de su ministerio fue que tuvo muchos discípulos, tanto de los judíos como de los gentiles (Josefo, Talmud). Al comienzo de su ministerio encontró a un hombre llamado Juan el Bautista de quien lo bautizó (Josefo). Jesús fue adorado como una deidad (Plinio, Luciano), y algunos creyeron que él era el Mesías (Josefo) y lo llamaron "rey" (Mara Serapión). Algunas personas vieron a Jesús como un filósofo con enseñanzas únicas (Luciano, Mara Serapión, Evangelio de Tomás).

          Los líderes judíos juzgaron a Jesús como culpable de apostasía (Talmud, cf. Apócrifo de Juan), y nadie se acercó a apoyar a Jesús en su juicio (Talmud). Murió a manos de Poncio Pilato (Tácito) quien lo crucificó (Josefo, Talmud, Luciano, Evangelio de la Verdad, Hechos de Pilato). El acontecimiento ocurrió en la Pascua de Eva (Talmud), fue clavado en una cruz (Flegón, Evangelio de la Verdad, Hechos de Pilato, véase Tácito), y después de su muerte los verdugos jugaban su ropa (Hechos de Pilato). Hubo una oscuridad de tres horas en el momento de la crucifixión (Talo, Phlegon) y un terremoto (Phlegon), todo lo cual corrobora los eventos del Nuevo Testamento. Las enseñanzas de Jesús se extendieron después de su muerte (Tácito, cf. Suetonio, Plinio), la religión cristiana fue nombrada después de Jesús (Tácito), los cristianos formaron una sección de la sociedad (Plinio) y ejercieron fe en las enseñanzas de Jesús.

          Los cristianos también creyeron en su propia inmortalidad eterna y muerte despreciada (Lucian), y que la muerte de Jesús obtuvo su salvación (Evangelio de la Verdad). Los discípulos nunca abandonaron las enseñanzas de Jesús incluso en la persecución (Josefo), y muchos cristianos fueron exiliados de Roma por sus creencias en él (Suetonio). Muchos también estaban todavía presentes en Roma por la caída de Jerusalén en 70 dC (Tácito, Suetonio).

          También fueron descritos como violadores de la ley por reunirse en secreto, y se les culpó por beber sangre y quemar a sus hijos (Plinio, véase Trajano, Adriano). Según Habermas, algunas de las fuentes gnósticas forjadas son también corroborativas de la literatura del Nuevo Testamento. Ellos relatan que en una ocasión Jesús preguntó a sus discípulos quiénes pensaban que era (Evangelio de Tomás), que Jesús era carne y sangre (Evangelio de la Verdad, Tratado sobre la Resurrección), y que tenía el título de "Hijo del Hombre" ( Evangelio de Tomás). También se dijo que Jesús era el "Hijo de Dios" (Tratado sobre la Resurrección, Evangelio de la Verdad, Evangelio de Tomás). Por lo tanto, podemos esbozar un retrato histórico de lo que fue el cristianismo más antiguo.

          2. Hechos de los primeros padres de la Iglesia


          Jesús se convirtió en un hombre (Bernabé), nació de María (Ignacio), que era ella misma una virgen (Ignacio, Justino), y que venía de la tribu de Judá (Justino) y era del linaje de Jesé y David (Justino, Ignacio). Jesús nació en la ciudad de Belén cerca de Jerusalén, y su nacimiento fue registrado y pudo ser verificado por los registros de Cyrenius, que fue el primer procurador de Judea (Justin). Jesús también fue visitado por los Magos árabes que habían visto por primera vez a Herodes (Justin). Con respecto a su ministerio público, Jesús fue precedido por Juan y fue bautizado por él (Ignacio), y escogió a sus apóstoles (Bernabé, Justino).

          Jesús realizó milagros (Quadratus, Barnabas, mártir de Justin). También encontramos que algunas personas fueron sanadas y otras resucitaron de los muertos y que algunos de los testigos oculares de estas ocurrencias estaban todavía vivos (Cuadratus), y que Poncio Pilato presentó un informe con los oficiales romanos que corroboró estos detalles (Justin). Además, Jesús cumplió la profecía del Antiguo Testamento, así en el proceso de validación de sus afirmaciones (Justin), y también hizo profecías que más tarde se cumplieron (Phlegon) por el cual Jesús predijo su propia resurrección (Justin).

          Fuentes bibliográficas:

          • {1} FF Bruce, Jesús y orígenes cristianos fuera del Nuevo Testamento (Grand Rapids, Michigan: William B. Eerdmans Publishing Company, 1974), 13.
          • {2} Ibíd.
          • {3} Ibíd.
          • {4} Edwin Yamauchi, citado en Lee Strobel, El caso de Cristo (Grand Rapids, Michigan: Zondervan Publishing House, 1998), 82.
          • {5} Tácito, Anales 15.44, citado en Strobel, El caso de Cristo , 82.
          • {6} ND Anderson, El Cristianismo: El Testigo de la Historia (Londres: Tyndale, 1969), 19, citado en Gary R. Habermas, El Jesús Histórico (Joplin, Missouri: College Press Publishing Company, 1996), 189-190.
          • {7} Edwin Yamauchi, citado en Strobel, The Case for Christ , 82.
          • {8} Plinio, Epístolas x. 96, citado en Bruce, Christian Origins , 25; Habermas, El Jesús Histórico , 198.
          • {9} Ibíd., 27.
          • {10}. Plinio, Cartas, traducido. por William Melmoth, rev. por WML Hutchinson (Cambridge: Harvard Univ. Press, 1935), vol. II, X: 96, citado en Habermas, The Historical Jesus , 199.
          • {11} M. Harris, "Referencias a Jesús en los primeros autores clásicos", en Perspectivas evangélicas V , 354-55, citado en E. Yamauchi, "Jesús fuera del Nuevo Testamento: ¿Cuál es la evidencia?", En Jesús bajo fuego , ed. por Michael J. Wilkins y JP Moreland (Grand Rapids, Michigan: Zondervan Publishing House, 1995), pág. 227, nota 66.
          • {12} Habermas, El Jesús Histórico , 199.
          • {13} Bruce, Christian Origins , 28.
          • {14} Josefo, Antigüedades xx. 200 , citado en Bruce, Christian Origins , 36.
          • {15} Ibíd.
          • {16} Yamauchi, "Jesús fuera del Nuevo Testamento", 212.
          • {17}. Josefo, Antigüedades 18.63-64 , citado en Yamauchi, "Jesús fuera del Nuevo Testamento", 212.
          • {18} Ibid.
          • {19} Aunque el tiempo no me permitiera mencionarlo en la radio, otra versión de "Testimonium Flavianum" de Josefo sobreviveen una versión árabe del siglo X (Bruce, Christian Origins , 41). En 1971, el profesor Schlomo Pines publicó un estudio sobre este pasaje. El pasaje es interesante porque carece de la mayoría de los elementos cuestionables que muchos estudiosos creen que son interpolaciones cristianas. De hecho, como han dicho Schlomo Pines y David Flusser, es bastante plausible que ninguno de los argumentos en contra de Josefo escribiendo las palabras originales se aplique al texto árabe, sobre todo porque éste tendría menos posibilidades de ser censurado por la iglesia " (Habermas, El Jesús histórico , 194).El pasaje dice lo siguiente: "En este tiempo había un hombre sabio que se llamaba Jesús. Su conducta era buena y se sabía que era virtuoso. Y muchas personas de entre los judíos y las otras naciones se convirtieron en sus discípulos. les Pilato lo condenó a ser crucificado ya morir. Pero aquellos que se habían convertido en sus discípulos no abandonaron su discipulado. Informaron que se les había aparecido tres días después de su crucifixión, y que estaba vivo; en consecuencia, él era quizás el Mesías, acerca del cual los profetas han contado maravillas "(Citado en James H. Charlesworth, Jesús dentro del judaísmo , (Garden City: Doubleday, 1988), 95, citado en Habermas, The Historical Jesus , 194).
          • {20}  Habermas, El Jesús histórico , 202-03.
          • {21} El Talmud de Babilonia , transl. por I. Epstein (Londres: Soncino, 1935), vol. III, Sanedrín 43a, 281, citado en Habermas, The Historical Jesus, 203.
          • {22} Habermas, El Jesús histórico , 203.
          • {23} Véase Juan 8: 58-59 y 10: 31-33.
          • {24} Habermas, El Jesús histórico , 204. Véase también Juan 18: 31-32.
          • {25} Matt. 12:24. Recogí esta observación de Bruce, Christian Origins , 56.
          • {26} Lucas 23: 2, 5.
          • {27} Luciano, La muerte de Peregrino , 11-13, en Las Obras de Luciano de Samosata, transl. por HW Fowler y FG Fowler, 4 vols. (Oxford: Clarendon, 1949), vol. 4, citado en Habermas, The Historical Jesus , 206.